SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

Una enfermera “curadora de heridas” y algunos de sus pacientes con Úlcera de Pie Diabético

Los trancones, las largas distancias no son impedimento para que Esperanza Bejarano salga todos los días temprano de su casa en Bogotá, dispuesta para atender a domicilio a sus 10 o 12 pacientes diarios.


Casi todos, cuenta ella, son personas que viven en zonas marginales de la ciudad, con muchas dificultades por sus condiciones económicas y por sus enfermedades, algunos de los más afectados son aquellos que padecen enfermedades que los pueden llevar a ser amputados como la Úlcera de Pie Diabético (UPD), la cual fue abordada en El Observador Siglo XXI anteriormente.

UNA VOCACIÓN DE SERVICIO

El amor y el compromiso que se debe tener con las personas enfermas, llevaron a Esperanza a formarse como Enfermera profesional y Terapista Enterostomal. Es así, que después de 34 años de ejercicio profesional, y ya pensionada sigue curando las heridas de los pacientes que llegan a sus manos, y a quienes tiene que atender al menos 3 veces por semana.

Sus pacientes siempre están con una herida ocasionada por alguna enfermedad o accidente. Sin embargo, una de las patologías que más le ha llamado la atención, es la UPD, un padecimiento que puede producir amputaciones de los miembros inferiores. Además, presenta un índice de mortalidad a los 5 años, semejante al cáncer de pulmón.

Son pacientes, dice ella “con mal manejo de la enfermedad, que ya han estado hospitalizados, estabilizados, con su tratamiento de antibiótico y dados de alta, para seguir con tratamiento en casa. Ellos ya salen con la herida limpia y con las indicaciones del médico especialista, y yo los recibo en proceso de cicatrización. Les aplico el tratamiento biotecnológico de factores de crecimiento epidérmico dentro de la herida. Por lo general son lesiones de perforante plantar, velo y dorso del pie”.

“Cuando uno atiende heridas, le debe apasionar y le debe gustar”, lección que ha enseñado a sus colegas y médicos, a lo largo de su vida profesional. “Después de pensionarme, me dieron la oportunidad de seguir ayudando a estas personas, a quienes siempre les digo, que somos un equipo, en el que el grupo médico pone el 50 por ciento y el paciente con su familia deben contribuir con el otro 50 por ciento”

Adicional a la atención brindada por la jefe Esperanza, al paciente se le enseña los cuidados que debe tener con la herida, con sus medicamentos y su alimentación. “Es muy importante que ellos estén pendientes de su Glucometría, para el control de su azúcar en sangre.  Todo hace parte de la curación y del control de su enfermedad, teniendo en cuenta que la patología primaria de estos pacientes es la diabetes”, advierte.

Y es que, para el control de esta enfermedad, los pacientes deben hacer un cambio total de su rutina diaria, al tener que dejar de comer carbohidratos, dulces y bajarle a la sal. Además, “deben ponerle cuidado a la tensión arterial, porque esta también influye, al afectarse las arterias y las venas”, según Esperanza, quien resalta que los pacientes diabéticos pueden incurrir en una hipertensión más rápido que una persona que no la sufra, adicional a otros padecimientos.

Este grupo de personas debe ser atendido por un grupo interdisciplinario en el que intervienen entre otros el internista, diabetólogo, ortopedista, cirujano vascular, la clínica de heridas y el psicólogo o psiquiatra. Estos dos últimos tienen que intervenir por la depresión que ocasiona esta enfermedad en los pacientes, sobre todo los que se enfrentan al riesgo de la amputación que ocasiona la UPD.

De acuerdo con la experiencia de la enfermera Esperanza, los pacientes se deprimen “en especial los hombres, quienes son los que más rechazan los tratamientos, luego se culpan a sí mismos por no haber hecho caso y no haber seguido la dieta. De la misma forma, encontramos quienes lo aceptan, o como nosotros decimos, quienes hacen adherencia al tratamiento.  Tristemente también nos encontramos con aquellos a quienes ya no les importa absolutamente nada y se dejan llevar por la enfermedad”.

CADA PACIENTE ES UNA HISTORIA

Adicional a la depresión que ocasiona la UPD en los pacientes, para Esperanza el compromiso con ellos es muy difícil, “porque la población vulnerable es la más afectada y desafortunadamente somos un país donde no prevenimos”.

Esperanza tiene muchas historias por contar, las cuales la han marcado como ser humano, como aquella paciente que, en su lecho de muerte, un día le pidió le enseñara a rezar el rosario, mientras ella curaba sus heridas. Al día siguiente, la cama estaba vacía.

Otra historia, es la de Oscar*, un paciente diabético de más de 50 años, quien siempre ha sido conductor de bus, y un día lo sorprendió una pequeña herida en su pie, en la misma época que enfrentaba la separación con la pareja de toda la vida.

Todo se le junto y cuando acudió al médico no lograron salvarle un dedo del pie, el cual tuvo que ser amputado. Esperanza dice que ha logrado recuperarse gracias al apoyo incondicional de su nueva pareja, quien está muy pendiente de sus cuidados.

A otro de sus pacientes no le fue tan bien. Esperanza cuenta con tristeza, que José* terminó con uno de sus pies amputados hace unos tres meses. Es un paciente diabético, con problemas familiares y además durante el aislamiento por la pandemia su negocio quebró. Terminó dependiendo de su hermana, quien no tenía cuidado con su alimentación.

Aunque él era consciente de su enfermedad, el mal uso del calzado le provocó una ampolla en el dorso del pie, luego una herida. Empezó a realizarse remedios caseros, sin obtener buenos resultados.

Estuvo hospitalizado, estabilizado y en casa recibía la atención de esperanza, quien fue quien descubrió que le acaba de aparecer de nuevo la infección. Ella le pidió que fuera a urgencias, su herida no daba espera, él no acató la advertencia y cuando fue a urgencias, fue hospitalizado, porque la infección ya estaba muy avanzada y la única solución fue la amputación.

Un joven con 19 años de diabetes

Otro caso que quiso compartir Esperanza es la de Steven Pérez, un joven de 24 años, quien nos compartió su historia, y nos contó como en estos momentos está padeciendo una UPD.

Steven desde los 5 años le fue diagnosticado con Diabetes Tipo 1. Esto sucedió un día que se sintió mal y su papá lo llevó donde un señor que le recetó un remedio para las lombrices y unas vitaminas, por la noche tuvo una crisis, que hizo que su padre lo llevara a urgencias.

Desde entonces, Steven ha tenido que convivir con la insulina, medicina que fue suministrada por temporadas. Él cuenta que realmente, “nunca hubo alguien pendiente de mí, sufro de ansiedad y nunca me cuidé. Bebía y como no me hacía daño en ese momento, no le puse cuidado”.

Ahora, sufre las consecuencias de los descuidos a lo largo de su corta vida. La enfermedad le ha provocado la pérdida de algunos dientes, artropatía de Charcot, pérdida de visión y no ha tenido forma de comprar sus gafas que tanto necesita, y la úlcera de pie diabético, que es lo que más lo tiene preocupado. Tampoco, tiene los zapatos adecuados debido a su situación económica.

Steven cuenta que hace unos dos años empezó a presentar síntomas como cansancio, desaliento, dolor de cabeza y luego le apareció una pequeña herida en el pie izquierdo al lado del dedo pequeño. Esa herida fue creciendo y por la cual estuvo hospitalizado este año, 12 días en enero y 24 días en febrero en los hospitales de Vista Hermosa, Meissen y el Tunal de Bogotá.

Aunque la lucha no ha terminado, gracias al tratamiento recibido pudo salvar su pie. Actualmente, las curaciones se las realiza Esperanza, quien lo visita tres veces a la semana.

Sin embargo, a Steven le preocupa que se va a quedar sin EPS y los trámites ante el Sisbén se le van a demorar unos tres meses, tiempo durante el cual no sabe qué va a hacer, porque no va a recibir la atención médica, ni tampoco sus medicamentos.

Ahora vive donde Yolanda, una amiga de su familia que le abrió las puertas de su casa en Bogotá, y quien se ha ocupado de sus cuidados, ya que su papá, su madrastra y su hermano, quien también es diabético viven en Nocaima, Cundinamarca. “Es la primera vez en mi vida que me cuidan, que se ocupan de mí”, afirma.

Desde los 18 años, vive por su cuenta, trabajando de manera informal. Su último trabajo fue vendiendo dulces en los buses, actividad que tuvo que dejar de lado por su herida del pie. Ahora, depende económicamente de su padre, está terminando su bachillerato. “Quiero estudiar auxiliar de enfermería para ayudar a otras personas y poderme cuidar mejor”, afirma.

Al final de la entrevista se le preguntó que ¿qué le diría a un joven cómo él, que sufre diabetes? A lo que respondió “que se cuide porque ya después pasa el tiempo y uno no lo puede retroceder, y que fuera solo la diabetes o que uno se muriera así de la noche a la mañana, pero no es así. Cada vez, uno se va sintiendo peor”.

“Ahora, ya tengo complicaciones por la misma diabetes. La UPD, la artropatía de Charcot, la retinopatía, la ansiedad, se me han caído algunos dientes, me siento cansado a cada rato. Aunque no es imposible vivir así, esto sí se puede evitar o postergar”, expresó Pérez, recordando las palabras de su abuelo: “uno no puede echarse a morir, hay que luchar hasta el momento de la muerte, después de la tormenta viene la calma”.

*Los nombres han sido cambiados, pero las historias son reales. Este informe fue realizado por Adriana Echeverri.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI