SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

Gremio académico se muestra de acuerdo con la implementación del impuesto a bebidas azucaradas

Frente al debate que se viene dando desde hace algunos años en razón a la nueva carga impositiva para estos productos, y que revivió con la entrada del nuevo gobierno, estudios y expertos apoyan la iniciativa.


En 2016 la Universidad de Los Andes publicó una nota de política que expuso las conclusiones de la revisión de la evidencia científi­ca, nacional e internacional, por parte de los autores sobre la implementación de un impuesto a las bebidas azucaradas (BA), que incluyen bebidas gaseosas y jugos o néctares con azúcares añadidos en Colombia, y provee recomendaciones de política para la discusión sobre la inclusión de un impuesto a estas bebidas en una reforma tributaria. En línea con esto, en días pasados un docente de dicha alma mater entregó una perspectiva actualizada

PRINCIPALES RESULTADOS

En el estudio académico se realcionan los resultados de una búsqueda, donde se encontró un amplio cuerpo de la evidencia que sustenta el efecto que un impuesto a las BA tiene en el sobrepeso y la obesidad.

El impuesto a las BA es efectivo en reducir la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños, adolescentes y adultos en magnitudes que oscilan entre 3 % y 4 %. El efecto estimado del impuesto es mayor que el de otras intervenciones en sobrepeso y obesidad, además de no representar una carga fiscal como otras intervenciones en sobrepeso y obesidad, indica el documento.

Dada la naturaleza poblacional del impuesto, los efectos esperados del mismo pueden tener grandes implicaciones en términos de carga de enfermedad, pues cambios pequeños en el nivel individual generan grandes cambios a nivel poblacional.

Para los investigadores, el impuesto no solo tiene un efecto importante en el consumo a través de los precios, también genera un cambio en la norma social. La existencia del mismo hace consciente a las personas de que el bien consumido puede producir enfermedades y, como tal, contribuye a modi­car sus preferencias y gustos, como ha ocurrido con otros productos, como el tabaco y el alcohol.

Por tanto, se recomendó dentro de las políticas públicas disponibles orientadas a prevenir el sobrepeso y la obesidad, los impuestos son la medida que mayor impacto poblacional pueden lograr como intervención aislada y, a través de las sinergias, pueden complementar otras intervenciones.

El sobrepeso y la obesidad son condiciones complejas y multifactoriales que, a diferencia de otros problemas en salud pública, no se pueden resolver con una sola intervención y, por tanto, necesitan una aproximación desde múltiples ángulos.

Esto implica que el impuesto a las bebidas azucaradas no debe ser la única estrategia a seguir. Sin embargo, hay argumentos para considerar que el impuesto a las BA es costo-efectivo y es la alternativa más equitativa disponible.

Un trabajo, realizado por algunos de los autores del estudio, señala que un impuesto de 500 pesos por litro en Colombia reduciría en 5 por ciento el sobrepeso en hogares de bajos ingresos. El mismo estudio muestra que un impuesto equivalente al 20 por ciento del precio ­nal a las BA reduciría el consumo de las mismas en 20 por ciento e incrementaría el consumo de agua en 4,6 por ciento.

PERSPECTIVAS DE UN EXPERTO

En concordancia con lo anterior el profesor de la Facultad de Medicina de Los Andes, Luis Jorge Hernández, entregó una perspectiva sobre esta iniciativa que está cada vez más cerca de ser adoptada en el país.

El docente señaló que el impuesto a las bebidas azucaradas es una medida costo efectiva porque sirve para disminuir el consumo de alimentos obesogenicos, además de que aumenta la recaudación de impuestos, por lo que lo calificó como “un impuesto saludable”.

El científico recordó que la primera causa de morbimortalidad en Colombia es la enfermedad cardiovascular, materializada en la hipertensión, el infarto agudo al miocardio y también la enfermedad cerebrovascular. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo, la mayoría de veces por falta de ejercicio y malnutrición.

A nivel internacional, señaló el experto, se ha visto que el impuesto a las bebidas azucaradas sirve porque disminuye el consumo de bebidas o alimentos obesogénicos. Sin embargo, tuvo en cuenta que está estrategia sola no sirve pero es útil.

Por lo tanto debe acompañarse de otras estrategias debido a que son varios los determinantes que producen enfermedad cardiovascular y enumero condiciones de calidad de vida calidad como el aire, el mejoramiento de los entornos, la seguridad alimentaria, el estrés psicosocial, entre otros.

Lo otro que es importante implementar, a juicio del catedrático, es el rotulado ortogonal de los alimentos, el cual ya existe en países como Chile, México y los de la Unión Europea.

“Nosotros estamos en mora de implementar todas las estrategias para disminuir la primera causa de morbimortalidad en Colombia por enfermedad cardiovascular, el principal factor de riesgo es el sobrepeso y la obesidad. Niños, niñas, adolescentes y adultos están padeciendo esto”, concluyó Hernández.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI