SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

Leve gresca se desató en medio de un partido de futbol entre el Concejo y el Instituto de Deportes

Un “bochornoso espectáculo” se presentó entre funcionarios de la Alcaldía y concejales durante el desarrollo de una de las fechas de interdependencias, dinámica que busca generar integración por medio de la práctica competitiva de varios deportes.

Un partido de Fútbol 7 que sobre las seis de la tarde este jueves, noviembre 10, enfrentaba en la Villa Olímpica Municipal a los contratistas y funcionarios del Instituto de Deportes y Recreación de Facatativá (IDRF) contra sus pares del Concejo Municipal no logró llegar a su fin debido a la alteración del orden público que involucró a Alexander Morales, un funcionario de la Alcaldía, y a la esposa del concejal Andrés Felipe Ubaque Bustos, opositor del alcalde Guillermo Aldana Dimas.

LOS HECHOS EN DETALLE

Previo a este encuentro, se desarrolló otro partido en el que se enfrentaban compañeros de la Alcaldía, varios de los cuales se quedaron para ver y apoyar a sus compañeros en el partido entre el IDRF y el Concejo. Dentro de los funcionarios que se quedaron se encontraba la secretaria de Gobierno Luz Estela Amaya Romero.

Según manifestaron algunos funcionarios del concejo y los mismos cabildantes, desde antes del inicio del partido ya sentían un ambiente adverso y una actitud de pocos amigos de parte de los integrantes de la Alcaldía, la cual se fue incrementado con el pasar de los minutos, tanto que al filo del final del primer tiempo, el partido se había convertido en un escenario de reclamos en contra del árbitro, quien ya había expulsado a dos integrantes del equipo del Concejo y a uno de la Alcaldía, mientras que desde afuera los funcionarios de la Alcaldía presentes incitaban a jugar con violencia a sus compañeros en la cancha.

Luego de la pausa por los reclamos, el partido se reinició y en un contra ataque del IDRF se produjo un gol en contra para el concejo, nacido de un disparo que el concejal Ubaque, que estaba jugando de arquero, no logró atajar. Pero en vez de recoger el balón, el opositor increpó a Morales diciéndole que no le pegara a su mujer, a lo que Morales respondió que ella lo había agredido con la vúvusela, exhibiendo en su nariz una notoria marca de sangre.

Ante la airada respuesta del funcionario, el cual continuó lanzando improperios, el concejal salió de la cancha pero la intervención tanto de sus compañeros como de varios funcionarios de la Alcaldía impidieron que la situación pasara a mayores. Minutos después llegó el mayor Manuel Andrés Guacaneme, comandante de la Estación de Policía, pero ya los concejales iban en dirección a sus vehículos para marcharse. El segundo tiempo no se jugó.

INDIGNACIÓN DE LOS CONCEJALES

Una vez cerca de sus vehículos, los concejales Edgar Castro, Camilo Guevara, John Rojas, Óscar Villalba y Diego Cabrera analizaron la situación y escucharon de sus subalternas que la secretaria Amaya estaba incitando a los funcionarios para que “partieran” a los concejales y que, incluso, a uno en específico lo lesionaran. Así mismo, indicaron que cuando el concejal Ubaque le reclamó por la falta de convivencia, ella le dijo “de malas bojote”.

Frente a esto, al ser consultada la jefe de la cartera de Gobierno y Convivencia Ciudadana expresó de manera escueta que esos comentarios no los hizo “para nada” y que “no lo haría de ninguna manera”. En contraste, indicó que “estaba haciéndole barra al equipo de prensa que jugó primero donde estaba jugando uno de mis contratistas” y que “en el segundo partido no tenía ningún interés”.

Frente a los correctivos a ser tomados, Amaya Romero señaló que “es un tema personal entre ellos que lo llevarán a las instancias respectivas, eso pasó en un escenario público y de mi parte se solicitó la presencia de la Policía”.

Sin embargo, el malestar quedó en los concejales. Cabrera, quien lleva tres periodos constitucionales seguidos ocupando la curul, se declaró indignado porque desde el inicio de Interdependencias ha sentido una actitud que calificó de “resentida” por parte de los funcionarios y afirmó que jamás había sucedido algo parecido, recordando que en su primer periodo, siendo alcalde Orlando Buitrago, lo llamaban los fines de semana para jugar futbol a pesar de ser crítico de la Administración y de haberse declarado en oposición.

Por su parte, el concejal Edgar Castro, uno de los concejales que son abogados pero el único que ejerce el litigio en lo penal, tipificó el acto de Morales bajo el delito de violencia de género y consideró que esa no era la forma de reaccionar del hombre, así hubiera sido provocado por la mujer. A esta última consideración se unió el concejal Villalba.

En ese orden de ideas el presidente de la Corporación, Camilo Guevara, anunció que el Concejo suspenderá su participación en todas las disciplinas y hará una nota de protesta por la situación de intolerancia sucedida en la tarde de hoy.

NOTA DEL DIRECTOR

Para la realización de este informe se omitió la declaración del concejal Ubaque, habida cuenta de que él afirmó en medio de una entrevista en vivo que el director de El Observador Siglo XXI es un mentiroso, sin evidenciarlo y queriendo confundir a la audiencia. No obstante, compartimos la publicación que realizó hace algunos minutos.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI