PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

A pesar de poca demanda, Bibliotecas funcionan a medias

Cerca de 9.400 libros se encuentran actualmente en lo que próximamente se denominaría la Red Municipal de Bibliotecas y que estaría integrada por la Biblioteca Pública Municipal con sus salas infantil y general, las Biblitecas de la Casa de la Cultura, la Biblioteca Paraíso y Juan Pablo II. De dichos libros el mayor número de ejemplares prestados se registró el año pasado y fue tan solo el 0.7% de la cantidad total. Mientras que libros que dotarán la "Mega Biblioteca" están en proceso de gestión. Así lo informó el Secretario de Cultura y Juventud, Jaime Basabe Murillo, por escrito a EL OBSERVADOR.

A pesar de lo anterior, los pocos usuarios -en comparación al número de habitantes del municipio-  de las diferentes bibliotecas, tanto nuevos como antiguos, se han visto impedidos para llevar obras a sus casas y, en el caso de los antiguos, "después de llevar años prestando libros".

El traumatismo en el servicio se presenta porque se están implementando dos sistemas de registro para el préstamo de un vademécum en adelante. El primero es el que se encuentra poniendo en funcionamiento por parte de la Nación y que se denomina "La llave del saber" dentro del marco del Plan Nacional de Lectura y Escritura "Leer es mi cuento" -lanzado en julio de 2014- que cumple las funciones de "primero, tener información centralizada y consolidada sobre la utilización de servicios que hacen los usuarios de las bibliotecas. Segundo, en el ámbito local permite conocer, evaluar y tener el control de la dinámica de cada biblioteca en temas como fidelización de usuarios y los servicios que se ofrecen a la comunidad; y en tercer lugar, en el tema territorial, le permite a los municipios y entes territoriales contar con información e indicadores fidedignos que aporten para la toma de decisiones en asuntos vitales como las inversiones en los planes de desarrollo y el papel de las bibliotecas públicas en el desarrollo social del país” informó Silvia Mora, gerente del Plan Nacional de Lectura y Escritura en 2014.

Con esta llave del saber ya se puede contar con un modo de control sobre los libros que se prestan y los otros servicios que se ofrecen y la dinámica de este sistema es hacer de cada nuevo usuario de la biblioteca un portador del chip, que se netrega finalizado el registro y cuyo proceso de entrega requiere el suministro de información del usuario y actualización del sistema. Ciudades de Colombia como Ibagué y Cúcuta fueron pioneros en este sistema y a ellos siguieron municipios circunvecinos en los cuales se utiliza solo este sistema.


El segundo sistema que se implementa actualmente es a nivel local. Se trata de un carné para hacer uso igualmente de los servicios de las diferentes bibliotecas. Y es en este punto donde han tenido inconvenientes los usuarios, pues a pesar que los que han surtido el proceso de adquisición del carné -para el que se necesita llevar dos fotos, una fotocopia del documento de identidad, una fotocopia de un recibo de servicio público del lugar de residencia, y diligencia un formato donde se exigen dos referencia con número telefónico fijo- suman cerca de 120, no hay carné para entregar y los usuarios deben esperar a que los impriman para poder llevar algún texto a casa.

A pesar de que Basabe Murillo informó que se han venido desarrollando programas para el fomento de la lectura, al tenor también de la Política Estatal "Leer es mi Cuento", el hecho de esperar por un libro en un contexto en el cual existen otras actividades no igual de enriquecedoras a la lectura además de presentarse dicha situación en un día como hoy, le ha generado la impresión a algunos usuarios que bajó la calidad en un servicio tan tradicional y para el cual durante muchos años solo se necesitó dejar un documento

Al respecto Jaime Basabe, indicó que no ha existido manera de hacer la impresión de los carnés por lo que se comprometió a solucionar el tema para el miércoles de la próxima semana, mientras que en el día Internacional del libro los pocos visitantes frecuentes y los muchos que hoy se esperan, tendrán que leer libros por partes, puesto que solo podrán hacerlo en el horario de atención bibliotecaria.

La pregunta queda en el aire ¿Servicio a medias, fomento lector incompleto?

Publicar un comentario

0 Comentarios