PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

¿Un lote a la deriva?


Desde hace varios meses, la polisombra que se instaló para encerrar el lote que se compró en el gobierno anterior para que se ejecute la obra de la nueva Estación de Policía de Facatativá, ha venido siendo destruida y el lote ha sido invadido.

En el gobierno anterior se invirtieron recursos para la adquisición de un predio en el barrio Los Molinos que permitiera desarrollar el proyecto de la construcción de la nueva estación de policía de Facatativá, cuya compra autorizó el Concejo Municipal. Luego de esta compra la administración presentó un nuevo proyecto de Acuerdo para entregar dicho predio a la Policía Nacional.

El Concejo al momento de autorizar al entonces alcalde Buitrago para entregar a título gratuito el inmueble a la Policía, estipuló que ésta tenía un año de plazo para iniciar obras a partir de la fecha de la firma del convenio de entrega, que a la fecha no se ha podido firmar, dado que antes de eso lo que se hizo fue presentar el proyecto ante el orden nacional para que la construcción de la nueva estación fuera financiada por el Ministerio de Defensa. El proyecto no fue aprobado y ello impidió la entrega.

"Desde la Dirección General -de la Policía- encontraron que el proyecto para Facatativá debe albergar más de 300 hombres y no 100 como estaba diseñada esa estación. Entonces con el gobernador Rey, él me dijo que nos iba a ayudar con parte de los recursos para buscar el rediseño de estas instalaciones y rehacer el proyecto para poder tener esa estación que es tan urgente para el municipio", sostuvo el alcalde Malo.

Este lote que costó cerca de $1.800 millones tiene una extensión de 4.,173 m2 que, a juicio de la administración actual y la policía, no es suficiente área para construir una estación que satisfaga las necesidades. Por lo mismo la administración analiza proyectar la nueva estación en el mismo lote dónde se encuentra la estación actual, que cuenta con una extensión de más de 9 000 metros cuadrados.

La inseguridad ha sido uno de los temas que desde el inicio del gobierno local actual ha estado en la agenda tanto de la administración como de los medios de comunicación y a pesar de que el Coronel Carlos Julio Cabrera, Comandante del Distrito IX de Policía de Cundinamarca, sostiene que con todas la dificultades el actuar ha sido permanente y que prueba de ello son varias capturas que se ha realizado en el municipio por múltiples delitos, tanto que la estación de policía está llena de bandidos para ponerlos a buen recaudo de las cárceles, resalta sin embargo la importancia de fortalecer la infraestructura.

"Para la nueva estación de policía se han realizado unas sendas reuniones con el departamento de Cundinamarca, policía nacional y nuestra administración municipal. Estamos en esos ajustes pertinentes; la proyección es que tengamos unas instalaciones apropiadas para que nuestros policías tengan una dignidad en su habitación y segundo que la comunidad sienta que ese apoyo de la policía nacional se desarrolle todos los días", afirmó el Coronel Cabrera.

Frente a esto el alcalde Malo señaló que han "hablado con el gobierno departamental, con la fuerza publica de policía porque definitivamente, el no tener unas instalaciones completas para poder guardar la fuerza pública es muy complejo. El llamado que hicimos precisamente a la parte institucional, es el fortalecimiento. De nada sirve que nuestro Coronel haga todos los esfuerzos ingentes, si no tiene el pie de apoyo suficiente." A pesar de estas gestiones, las reuniones aún no han definido fechas ni de entrega de estudios, ni de inicio de obra.

¿Y QUÉ PASARÁ CON EL LOTE?
Lo que sucedería entonces con el mencionado lote, es que podría a ser el nuevo lugar donde se ubicaría la Central Única de Despachos -CUD-, que ha estado en mora de ser reubicada, dado que sobre ella pesa una acción popular instaurada hace algunos años.

Este medio pudo conocer que las empresas no tienen como tal un lugar desde dónde despachar y lo que se haría es entregar el lote a las mismas para que continúen con el modelo de la CUD que instituyó por decreto el exalcalde Buitrago hace 56 meses y que ubicó en el molino "San Carlos" de manera transitoria.

Lo que no se ha podido conocer aún es si, de llegar a instalarse la CUD allí, el lote será vendido o será cedido a las empresas transportadoras para que continúen despachando sus viajes hacia la capital por la calle 13 desde allí. Lo cierto es que el lote se encuentra en un notable estado de descuido, lo que ha sido reconocido por el burgomaestre Malo.

Este medio le hizo conocer el estado de este lote al alcalde y éste afirmó que "ahí ya toca hacerle un mantenimiento a esas paredes. Estamos calculando alrededor del 27 o 28 de agosto. Eso polisombra no sirve, la idea es buscar una solución definitiva a esto porque ahí se están metiendo habitantes de la calle y cada rato toca estar sacándolos de ahí".

Sin embargo, aunque se estudia la posibilidad de trasladar la CUD allí y construir la nueva estación de policía en el lote de la estación actual, no se ha descartado que la estación finalmente quede allí. ¿Un lote a la deriva?

Publicar un comentario

0 Comentarios