SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

Denuncian invasión y daños en el parque "Las Ballenitas" de Facatativá

A través de las redes sociales, una ciudadana mostró su desacuerdo con una serie de personas que, estando cerrado, ingresaron al parque "Las Ballenitas", ubicado en el Barrio Zambrano Camader del municpio de Facatativá.

 
La usuaria de las redes sociales, denunció el hecho en horas de la tarde, publicando imagenes y un breve video en el que quien graba sugiere conocer a las personas que ingresaron, ya que dice "claro, como son ellos...".
Por otra parte al final del video agregó:  "si está cerrado es por algo".

Sumado a lo anterior, con las imagenes publicadas y el video se encontró el siguiente texto:
Inadaptados que ni siquiera pertenecen al barrio, se metieron por encima al parque, subiendo los niños. Hasta que desde el interior, una de las personas que entró por encima, forzó la puerta hasta romperla. Parque Las Ballenitas. Barrio Zambrano. (Sic)
Este medio de comunicación no pudo entablar comunicación con la Junta de Acción Comunal del barrio para saber el por qué de la no apertura en el día de ayer de esa parte del espacio público de Facatativá, que se encuentra muchas veces cerrada para proteger lo que allí dentro se encuentra y para evitar que se convierta en un lugar donde lleguen a dormir habitantes de calle.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI