Irregularidades de Clubes Sociales en Facatativá, al descubierto



Durante más de cuatro años, los denominados Clubes Sociales que se dedican principalmente a la rumba, han venido cayendo en irregularidades que son de conocimiento de la Secretaría de Gobierno departamental.

Buenaventura León, secretario de Gobierno de Cundinamarca, sostuvo en charla con El Observador Siglo XXI que las autoridades no tenían los dientes y las herramientas para poder intervenir en estos clubes sociales,sin embargo aclaró que el nuevo Código de Policía le entrega instrumentos y "las posibilidades de intervenir allí, de tal manera que los que vienen actuando bien continuarán, pero tenemos muchas quejas donde menores de edad, inclusive de prostitución, de trata de personas y por eso hoy tenemos con esta nueva ley las posibilidades de ingresar y revisar, a aras a que en los clubes sociales se desarrollen normalmente las actividades para las cuales se crearon estos clubes".

Así mismo reveló que continúan con las investigaciones en conjunto con la dirección de peronerás jurídicas del departamento, en donde Clubes Sociales de Sabana Occidente -provincia en la que en los municipios de Facatativá, Madrid y Funza, es donde con más recurrencia presentan quejas frente a esta problemática-, ya tienen investigaciones adelantadas, gracias a las cuales ya hay unos clubes sancionados y otros que igualmente están próximos a ser objeto de una decisión.

Finalmente el funcionario sostuvo que "el nuevo Código de Policía nos permite poder ingresar a los establecimientos y revisarlos y eso nos va a permitir poder detectar irregularidades. Ya no es un sitio aislado, allá prohibido, imposible de entrar, sino que ya la norma nos permite realizar los ingresos para preservar y garantizar la convivencia ciudadana".

IRREGULARIDADES EN LA ZONA T
Aunque muchos de estos establecimientos se hacen llamar Clubes Sociales – o entidades sin ánimo de lucro (ESALES)-, y debieron haber designado como el ente que les hace vigilancia y control a la Dirección de Personerías Jurídicas de Cundinamarca, tan sólo algunos se encuentran registrados en la Gobernación.

En charla con este medio, el profesional de la Oficina de Personerías Jurídicas del departamento, sostuvo que los estatutos son diseñados con profundos vacíos jurídicos cuando de reglamentar la calidad de asociados se trata, creando esta figura únicamente para habilitar al público de manera temporal, para que ingresen a estos establecimientos. Es por ello que la Dirección de Personas Jurídicas de la Secretaria Jurídica de la Gobernación de Cundinamarca, en cumplimiento de las funciones de Inspección y Vigilancia, se encuentra adelantando la tarea de revisar no solo lo concerniente a los estados financieros sino a la parte jurídica.

Para poder burlar el horario este tipo de entidades presumen ser clubes o corporaciones privadas, esto es, se identifican con la calidad de “domicilio”, limitando de esta manera el control de la autoridad municipal y de policía, tomando como escudo los artículo 72 y 74 del Decreto 1355 de 1970 (antiguo Código Nacional de Policía), imponiendo de ésta manera horarios ilimitados, lo que se acabó con el Nuevo Código de Policía.

Otra de las irregularidades de estos clubes es más específica -para la Zona T, Plab B y Le Club-, pues la actividad que ejercen se encuentra sobre la ronda de río, en este caso quebrada, a la cual son arrojadas botellas, latas, cajas de aguardiente y hasta personas cada fin de semana.

En uno de estos lugares, A&E’s, se construyó un segundo piso sin realizar el debido trámite ante la Secretaría de Urbanismo, así como la ampliación que se hizo para ubicar el establecimiento que limita con la Urbanización Los Robles, al final del “Club” de bares y discotecas. A sabiendas de eso y molesto por la decisión de limitar el horario, Óscar Peña el representante de esta ESAL, intentó agredir al director de este medio cuando le indagó sobre estos asuntos y le vetó de allí.

Así mismo sucedió con Samuel Escobar, dueño de Plan B, quien fuera candidato al Concejo, y quien ha permitido que su personal de seguridad atente contra la integridad de quienes ingresan a su establecimiento tanto dentro como afuera, incluso en presencia del personero local, quien en un operativo evidenció junto a nosotros estas situaciones. De este sitio hemos conocido denuncias de posible venta de licor adulterado.

Hoy el autodenominado “Le Club” posee ese nombre luego de haberlo cambiado por el de Natural, que nunca tuvo papeles de nada para soportar su existencia.

Por otra parte, en las visitas que ha registrado Rentas de Cundinamarca para verificar la autenticidad del trago, los inspectores han podido constatar que las botellas, por lo menos de Aguardiente Néctar, marca líder del departamento, no cuentan con la marca que indica que fueron compradas a agentes comerciales directos de la Empresa de Licores de Cundinamarca, lo que hace este licor de dudosa procedencia, pues es ingresado desde el jueves a la media noche.

Por su parte el señor William Díaz, dueño de “La Celestina”, ubicado en la vereda Pueblo Viejo, una vez en frente del director de este medio de comunicación negó la entrada a unos menores de edad que llegaron en taxi. ¿Por qué llegan menores a este sitio si se supone que no pueden entrar? En otros medios alguna vez se denunció el ingreso de menores a este lugar.

Hace un año los representantes de todos estos establecimientos, acompañados de sus abogados, acordaron verbalmente unos compromisos que jamás cumplieron y ese fue el motivo para que pese a que el señor Peña buscó incesantemente al secretario de Gobierno, Diego Zuleta, al encontrarlo solo encontró firmeza en la decisión.


Esta medida se extendería a toda la provincia, con el fin de que estos Clubes Sociales no sigan burlando la norma bajo la estrategia de mudarse a otro municipio mientras cambia el gobierno para poder regresar a trabajar, que es lo que sucedió en éste municipio, cuando en 2011 se depuraron muchos de estos sitios, pero durante el mandato siguiente, se generó esta situación.



Publicar un comentario

0 Comentarios