PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

Mas de 40 kilos de morcilla incautada por las Autoridades de Facatativá


El decomiso estuvo a cargo de los profesionales de la Oficina de Saneamiento Ambiental, quienes determinaron que este producto no cumplía con las condiciones higiénico-sanitarias necesarias para su almacenamiento, ni presentaba condiciones aptas para el consumo humano.


En medio de un operativo relámpago realizado por la Autoridades sanitarias de Facatativá, que también dejó el cierre de una barbería en el barrio Los Molinos por no cumplir condiciones biosanitarias con las cuchillas, a un hombre oriundo del municipio de Mosquera que se encontraba comercializando la conocida "rellena" en ambulantemente en un vehículo, le fueron incautadas 90 libras de este producto.

El hombre se movilizaba en sentido sur-norte por la calle quinta, frente al cementerio local de Facatativá que se ubica frente al barrio El Bosque, en un vehículo que no contaba con los requisitos exigidos por la ley 9 de 1979 que regula el transporte de alimentos. A pesar de lo anterior los profesionales que incautaron el alimento no pusieron hacer lo mismo con el vehículo dado que su competencia no les permitipo hacerlo.

El responsable del vehículo y la morcilla no contaba tampoco contaba con los papeles para manipular alimentos. En primer lugar no tenía certificado médico, que se obtiene luego de la realización de un examen para maniulación alimentos y consta de un KOH de uñas, un frotis de garganta, un examen de serología y otro coprológico, para luego que luego sea valorado por el médico y éste emita un certificado.


Aunado a lo anterior, el responsable no tenía en segundo lugar el respectivo certificado de realización del curso de manipulación de alimentos, que en Facatativá se dicta gratuitamente en las instalaciones de la Secretaría de Salud (Carrera 2 con calle 1), los viernes de 2 a 5 de la tarde.

Según detalles del operativo conocidos en exclusiva por El Observador Siglo XXI, este hombre tendría más vehículos del mismo tipo trabajando en el mismo negocio y en por lo menos tres ocasiones le han decomisado este tipo de alimentos, pero en la ciudad de Bogotá.


Otro de los aspectos de los que se puso tener conocimiento, es que el hombre tiene empleados a los cuales acostumbra a no pagarles o en su defecto a retrasarles los pagos

Estos operativos de control no solo se adelantan con los vendedores informales, sino que por el contrario se realizan visitas constantes a otros locales como restaurantes, tiendas, establecimientos de tatuajes y barberías para verificar que cumplan con la norma, según sostuvo Cielo Hernández, secretaria local de Salud, quien invitó a la ciudadanía a consultar con la Secretaría cualquier duda al respecto del tema sanitario.

Publicar un comentario

0 Comentarios