PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

En la Base Aérea de Madrid se lanza ambiciosa campaña de seguridad operacional y se promueve el liderazgo




Durante el planeamiento y ejecución de las misiones propias de la Fuerza Aérea Colombiana se requiere la constante supervisión y control para minimizar el error en cualquiera de los puntos de planeamiento y ejecución de las tareas, por esto se lanzó una ambiciosa campaña de seguridad operacional en el Comando Aéreo de Mantenimiento –CAMAN- denominada “Patrulla Aquiles” y que busca comprometer a cada integrante de todos los equipos de trabajo, con el fin de proteger la integridad y vida del talento humano como eje vital de la institución.


Con puntuales cronogramas de visitas a cada uno de los grupos y dependencias de la unidad, los responsables de seguridad operacional –encabezados por el propio comandante del CAMAN-, realizaron compromisos con cada oficial, suboficial, soldado o civil para desempeñar su labor de manera segura, bajo el constante acompañamiento de los oficiales asesores de seguridad operacional. 
Una vez culminada la sensibilización sobre estos aspectos fundamentales, los integrantes de los diferentes talleres y grupos de la Base Aérea realizaron de manera mística el compromiso de seguridad, en el que bajo el honor militar se comprometieron a seguir cada paso establecido en manuales y listas de chequeo para actuar en todo momento con seguridad, tanto en la vida personal como en la laboral, lo que redunda en el aumento considerable del cumplimiento de objetivos que han hecho a CAMAN, una unidad indispensable para sostener en vuelo el poder aéreo nacional.



Además, se realizó en el Comando Aéreo de Mantenimiento -CAMAN- la "misión Aquiles 1" en la que participaron oficiales, suboficiales, soldados y civiles que hacen parte de la unidad más antigua de la Fuerza Aérea Colombiana y que busca fortalecer el trabajo en equipo y los valores institucionales a través de actividades y competencias donde interactúan por igual sus integrantes.

Cada uno de los grupos y dependencias debían entonces seleccionar hombres y mujeres que cumplieran con un único requisito: ser diferentes entre sí, lo que conformaría equipos con diversas fortalezas, para así apoyarse mutuamente durante el desarrollo de las  cuatro competencias denominadas liderazgo, fuerza, actitud y estrategia, enfrentándose para alcanzar puntajes perfectos apoyados en las capacidades de cada uno de sus compañeros.

Es así como gracias a estas actividades, la Fuerza Aérea Colombiana consolida el bienestar de su talento humano de la mano con valores institucionales, para cumplir a diario con la misión y confianza que cada uno de los habitantes deposita en quienes portan el uniforme azul que salvaguarda los cielos patrios.

Publicar un comentario

0 Comentarios