Por la Alcaldía se generó incumplimiento y prórroga en obra de la vía Facatativá - El Rosal

A pesar del comunicado en el que en los últimos días el alcalde Pablo Emilio Malo García de Facatativá exigió a la dirección Territorial de Cundinamarca del Instituto Nacional de Vías (Invías) reporte y finalización de la obra, éste último ente se pronunció hasta ayer, pero no sobre los retrasos que se generaron por responsabilidad de la Administración Municipal.

Ya han pasado más de 96 horas desde que oficialmente se acabó el plazo de ejecución del contrato 1413 de 2015, el cual tuvo por objeto el “Mantenimiento y rehabilitación del corredor vial Facatativá – El Rosal en el departamento de Cundinamarca para el programa ‘Vías para la Equidad’”, y fue suscrito entre el Invías y el Consorcio Mejoramiento Vial de Colombia pero que no ha podido ser entregado por retraso en las obras.

Esta era una situación que se veía venir y que a simple vista auguraron usuarios de la vía y residentes de los sectores tanto urbanos como rurales por donde pasa la misma, la cual se vio congestionada el pasado domingo agosto 27, día en el que la Administración local realizó la fiesta del día del campesino en la vereda Moyano, y en la cual se hizo presente el director territorial de Invías de Cundinamarca, el ingeniero facatativeño Gustavo Alfonso Vargas Leyton.

El contrato 1413 de 2015, fue suscrito en octubre 14 de 2015, entre Invías y el Consorcio Mejoramiento Vial de Colombia, pero su ejecución inició en diciembre 9. El plazo determinado en el contrato fue de 21 meses, es decir que a hoy la obra ya tuvo que haber sido entregada.

Fue por lo mismo que la Administración ya tenía al parecer preparado el comunicado que llegó a los medios dos días antes de finalizar la etapa de ejecución del contrato, y en el que el primer mandatario facatativeño exigió a Invías el reporte y finalización de la obra, a sabiendas de los retrasos del Consorcio.

EL COMUNICADO DE LA ALCALDÍA
El comunicado oficial que cita un oficio enviado por el alcalde Malo García al director territorial de Cundinamarca del Invías, afirma que “… se evidencia que aún faltan muchos tramos por intervenir, lo que me lleva a concluir que el contratista no va a cumplir con la entrega de la vía en el plazo establecido’ señala el alcalde en la comunicación”, y además informa que el alcalde solicitó “el nuevo cronograma de obra”.

Aunado a lo anterior, el comunicado da cuenta de que en el oficio la primera Autoridad facatativeña le transmite su preocupación por las inquietudes de los habitantes y comerciantes de los barrios Portal de María, Juan Pablo II, La Arboleda y Los Llanitos, “así como las diversas complicaciones de movilidad con trancones que se han extendido hasta las carreras séptima y quinta, afectando la movilidad hasta el centro de la ciudad”, pues con la instalación de la placa huella en el primer kilómetro de la vía desde el casco urbano de la localidad hacía el vecino municipio, se presenta para los facatativeños un complejo problema en su calidad de vida.

Finalmente, el comunicado de la alcaldía expresa que el alcalde comunicó al director Vargas Leyton que “Nuestros habitantes han tenido que soportar los grandes problemas de movilidad que han afectado tanto su rutina laboral como familiar. Por tal razón, le ruego a usted en nombre de todos los Facatativeños agilizar la terminación y entrega de esta obra”.

EL PROCESO Y LA SUSCRIPCIÓN DE LA “GRAN MEGA OBRA”
Fue en septiembre de 2016, cuando el entonces vicepresidente y hoy probable candidato independiente por firmas a la Presidencia de la República, Germán Vargas Lleras, mencionó la importancia estratégica que iba a tener esta vía para sectores de la economía, por lo que dijo: “vamos a estar muy pendientes de que nos la cumplan y nos la cumplan bien”.

70 propuestas del mismo número de interesados se presentaron para la ejecución del proyecto “lo que es récord en oferentes, transparencia, credibilidad, confianza y un ejemplo para todos los mandatarios nuevos en donde la contratación ha estado muy cuestionada”, sostuvo el entonces vicepresidente.

En entrevista a El Observador Siglo XXI ese mismo día, el director Nacional de Invías, Carlos Alberto García Montes, sostuvo que con el entonces vicepresidente Vargas Lleras y la entonces Mintransporte Natalia Abello habían “garantizado los tiempos, que se cumplen a rajatabla” y ejemplificó la exactitud de los mismos en la agenda de los procesos licitatorios que se abrieron en julio -al mismo tiempo que el de Facatativá – El Rosal-, aclarando que no se modificó ninguna fecha, en ninguno de ellos.

“Todo lo hemos cumplido al pie de la letra y vamos a cumplirlo, que en 21 meses que está establecido este plazo contractual se va a desarrollar esta importante obra para el beneficio de los municipios de Facatativá y de El Rosal”, prometió el director García.

LAS MODIFICACIONES AL CONTRATO
Sin embargo, al contrato 1413 de 2015 se le han hecho cuatro modificaciones: una administrativa -relacionada con la solución de controversias a raíz de un cambio administrativo en el Invías-, dos presupuestales y la prórroga.

Tan sólo 18 días después del acta de inicio de obra las cosas cambiaron presupuestalmente. Inicialmente, el contrato estableció que la apropiación era con vigencias futuras para 2016 de $1 830 millones y para 2017 de $10 669 788 019, pero faltando 4 días para finalizar 2015, el 28 de diciembre, se modificó el contrato, asignando una partida de $9 830 millones para 2016 y para 2017 de $2 669 788 019, es decir se reasignó la entrega de los recursos, quizá con la premura de entregar a tiempo.

Pero los recursos tuvieron que ser reasignados nuevamente. En julio 26 de 2016, el Consorcio “manifestó al interventor de la obra la necesidad de redistribuir los recursos” al solicitar que se estudiara la posibilidad de “liberar algunos recursos del contrato correspondientes a la vigencia 2016, para que los mismos sean desarrollados en 2017”, lo que fue avalado dos días después, razón por la cual se reasignaron $7 530 millones para otros proyectos en 2016.

LAS CAUSAS DE LOS RETRASOS
Lo anterior indica que, si se liberaron recursos del contrato y se reasignaron a otros proyectos, fue porque no se iban a ejecutar en razón a lo que se tuvo en cuenta y que expuso el contratista.

Resulta que, en el año 2014, el entonces alcalde Orlando Buitrago, suscribió un contrato en donde se fijaba la intervención de algunas vías -entre ellas la de Facatativá – El Rosal, al límite del cercado fuerte al final de la llanura con el jardín de la sabana-, a las que en el contrato se estableció una garantía de estabilidad y calidad de la obra del 30% del valor del contrato y por un tiempo de 5 años a partir de la entrega de las obras, lo que sucedió hacia mayo de 2015.

Sin embargo y debido a la garantía de estabilidad y cumplimiento, el contratista tuvo que realizar obras que previó para 2016, pero “dado que solo hasta la semana anterior -julio 18- la Alcaldía de Facatativá avaló liberar tales tramos de la póliza en mención, trámite que hasta ahora se iniciará, el contratista -Consorcio Mejoramiento Vial de Colombia- no alcanzará a ejecutar las obras proyectadas para el 2016 y a su vez los recursos estimados para estos sectores”, expuso el Consorcio en la misiva al interventor.

No obstante la demora de la Administración Malo García para liberar lo cobijado de la vía Facatativá – El Rosal en el contrato suscrito por Buitrago Forero, el Consorcio le expuso al interventor que “dado que el primer kilómetro del proyecto se encuentra enmarcado en área urbana, se requerían trámites ante la Alcaldía de Facatativá para autorización de intervención, permiso que se obtuvo la semana anterior y que ha generado que el contratista replantee su intervención en el proyecto por la demora en la obtención de los permisos, recordando que la fecha de la etapa de construcción comenzó desde el pasado 10 de marzo y transcurridos 4 meses aproximadamente, se obtuvo el mencionado permiso”.

Con las anteriores consideraciones -que no deja bien parada a la Administración de “organización y planeación estratégica que es lo que requiere la ciudad” que anunció el arquitecto Malo García en su calidad de alcalde electo el día de la suscripción del contrato de obra de esta vía en el Portal de María-, sumado al memorando de la Dirección Territorial del Invías avalando la solicitud, y al estudio de modificación del contrato suscrito por el Consorcio, la Interventoría y el Coordinador de Grandes Proyectos del Invías, que en el Comité de Adiciones y Prórrogas de la Dirección Técnica del Instituto aprobaron la solicitud de liberar el dinero que no sería ejecutado en Facatativá en 2016.

LA PRÓRROGA DE 45 DÍAS Y EL FALTANTE PROBLEMA POR SOLUCIONAR EN LA VÍA
Al medio día de ayer, a través de la Aplicación WhatsApp, El Observador Siglo XXI le escribió al director Vargas Leyton, con el fin de preguntarle si ya existía un reporte de la Interventoría o en su defecto de la Dirección Territorial Cundinamarca, a lo que respondió que en las siguientes horas “se socializará con la Alcaldía de Facatativá las decisiones tomadas respecto al contrato en mención. Posterior a eso la Alcaldía seguramente expedirá un comunicado de prensa”, sin embargo, al momento de consultarlo dijo que aún se estaba coordinando la hora y el lugar.

Al finalizar el primer cuarto de hora de las 7 de la noche anterior, este medio de comunicación le escribió nuevamente pero no ha respondido hasta el momento. La Administración Municipal se pronunció.

A las 00:28 de hoy, septiembre 13, llegó el comunicado de la Alcaldía anunciado por el ingeniero Vargas Leyton, quien -según cuenta el comunicado- "rindió completo informe al alcalde Malo García" -su compañero de gabinete en el gobierno del hoy representante a la Cámara Óscar Sánchez León- y señaló que se concedieron 45 días de prórroga al Consorcio, el cual deberá entregar en 10 días “360 metros de pavimento rígido -concreto-“ a la altura del barrio Los Llanitos, en donde se comprometieron a la construir un segmento de andenes.

Seis kilómetros de berma-cuneta, la entrada al barrio Juan Pablo II y la señalización vertical y de piso de toda la vía son las obras que faltan por ejecutar y que según el nuevo cronograma deberían ser entregadas a finales de octubre próximo, según relató el director territorial del Invías, quien agregó que de reiterarse el incumplimiento se procedería con las sanciones contractuales por incumplimiento

Con la entrega de las obras la iluminación, que será la única dificultad de la vía y que se ha mencionado necesaria por usuarios y residentes de la misma, “tiene que ser un costo que tendrá que asumir el departamento de Cundinamarca o en una asociación con los municipios”, mencionó en su momento el director nacional de Invías, Carlos García Montes.

Publicar un comentario

0 Comentarios