El tren en la Sabana Occidente de Cundinamarca volvería a ser una realidad en 2022

Nuevos detalles sobre el tan prometido y esperado proyecto del Regiotram trajo la visita del presidente Juan Manuel Santos a Facatativá, para anunciar que ya están garantizados los recursos por 1,5 billones de pesos para este proyecto que lleva más de 10 años estructurándose, siendo promesa campaña tras campaña electoral y contando con más defensores y aliados de peso que críticos y detractores, pero que sigue presentando retrasos.

Al finalizar la mañana de este domingo, octubre 29, el primer mandatario de la Nación anunció a través de la Televisión Nacional que el Consejo de Política Económica y Social (CONPES) declaró el proyecto Regiotram de Occidente como de importancia estratégica, y que el Consejo Superior de Política Fiscal (CONFIS) otorgó aval fiscal por $1,02 billones de 2017 para la construcción del proyecto que integrará los municipios del occidente con el Distrito Capital y que tendrá cofinanciación de la Gobernación de Cundinamarca con $480.000 millones de pesos, para que así se inicie la adecuación del corredor férreo y luego pase a ser operado mediante Asociación Público Privada desde 2022

CAMBIOS RESPECTO AL PROYECTO INICIALMENTE ANUNCIADO
A pocos metros de la glorieta del barrio Cartagenita -antigua Y de Zipacón- el presidente Santos junto al ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, el director del Departamento de Planeación Nacional Luís Fernando Mejía, el gobernador Rey -junto a sus secretarios de Planeación y Movilidad- y el Alto Consejero para las Regiones Camilo Sánchez, anunció que el Regiotram “se desplazará a 70 kilómetros por hora en la zona rural y a 28 kilómetros en la urbana” y que “movilizará más de 125 mil pasajeros por día”.

Esta última cifra contrasta con la estimada por la Agencia Nacional de Infraestructura en enero de este año, cuando sostuvo que este proyecto “movilizará cerca de 211 mil pasajeros por día”, lo que significa una reducción de pasajeros beneficiados contemplados en un 40%, y se estimaba una velocidad de 100 km/h en zona rural y 60 km/h en la zona urbana.

Por otra parte en enero pasado, la ANI anunció que el Regiotram iba a contar “con 41 kilómetros de vía férrea, de los cuales 15 kilómetros serán en Bogotá (12 estaciones) y 26 kilómetros en zona suburbana (6 estaciones)”, mientras que el Ministerio de Hacienda aseguró en las últimas horas que el proyecto “contará con un trazado cuya longitud será de 40,9 kilómetros (km.) en vía doble, de los cuales 26 km se encuentran en la zona suburbana y 15,4 km. en la zona urbana. Contará con estaciones 17 (6 suburbanas y 11 urbanas), lo que indica que Bogotá contará con una estación menos.

“El costo del pasaje, una vez entre a operar el sistema de transporte, en el tramo de Bogotá costará lo mismo que un pasaje de TransMilenio para ese año, y los cundinamarqueses pagarán una tarifa proporcional a la existente el día de hoy”, sostuvo el gobernador Rey.

Finalmente, otros de los nuevos detalles del proyecto es que es medioambientalmente sostenible, y contará “con trenes que no tendrán emisiones y niveles muy bajos de ruido”, según aseguró el ministro Cárdenas.

Los demás detalles, como que éste aprovechará las límnea férrea ya trazada, se conectará con el Metro de Bogotá a la altura de la Av. Caracas con calle 19 en el centro de la ciudad, la construcción de 7 intersecciones elevadas en el Distrito, la conexión que posibilitará entre ElDorado I con ElDorado II -proyectado entre Madrid y Facatativá-, y su concepción integral en donde se desarrollarán todas las etapas: construcción, operación y mantenimiento, garantizando así su sostenibilidad durante 40 años.

TRAZADO DEL TRAYECTO
Según informes del MinHacienda, el trazado del Regiotram inicia en la Avenida Caracas con la calle 19, y se conectará con la estación de la primera línea del Metro de Bogotá, tomará al occidente hacia la Estación de la Sabana tomando el trazado existente del antiguo ferrocarril de la Sabana. Sigue su ruta paralela a la calle 22 pasando a desnivel la avenida NQS y Américas cruzándola a desnivel de forma elevada.

Continúa intersectando la carrera 50, la carrera 56 y la carrera 68 con intersección a desnivel. En la carrera 68D, tomará vía paralela al Canal de San Francisco, cruzando posteriormente la avenida Boyacá, la avenida Ciudad de Cali, la carrera 96C y la carrera 97, hasta la estación férrea de Fontibón.

Por la calle 22 cruzan la carrera 129 hasta el río Bogotá y posteriormente atraviesa los municipios de Funza y Mosquera. A la salida de este último municipio cruza bajo la Autopista 50 y continúa paralelo a la carretera que une Mosquera con Madrid.

Tomará la calle 8 hasta cruzar el río Madrid, cruzando de nuevo la Autopista 50 y atravesando la zona de invernaderos. Finalmente, toma la localidad de El Corzo, aprovechando la carrilera existente y llegando a Facatativá hasta la Calle 9 donde se ubica la Estación del municipio.

A PESAR DE LOS RETRASOS, EL REGIOTRAM SERÁ UNA REALIDAD
Con la declaración por parte del Conpes del proyecto Regiotram de Occidente como de importancia estratégica, la Gobernación de Cundinamarca debe solicitar las vigencias futuras ante la Asamblea Departamental, lo que está en proceso, tanto así, que el proyecto de Ordenanza 066 de 2017 que busca la aprobación de vigencias futuras para el Regiotram ya cursa en la Asamblea y fue aprobado en primer debate.

En dicha sesión el ejecutivo mencionó que fue revisado con el Distrito Capital un convenio para la asignación de los riesgos que tuviera la obra pública, de tal manera que Bogotá asumiera los riesgos que le corresponden, igual que Cundinamarca, en lo que corresponde al trazado desde Facatativá, Madrid, Mosquera y Funza. “Es así que después de llegar a un acuerdo previo con Bogotá, ya viabilizado por la Secretaría de Movilidad del Distrito, logramos que la Nación definiera su cupo fiscal y su aporte para el proyecto”, aseguró Jeimmy Villamil, secretaria de Transporte y Movilidad de Cundinamarca.

Por otra parte, se requiere la expedición de las vigencias futuras del Gobierno Nacional a través de un CONFIS, lo que fue anunciado hoy como el otorgamiento del aval fiscal por $1 billón para la construcción del proyecto.

Según información del DNP, el siguiente paso es la firma del convenio de cofinanciación por parte de los ministerios de Hacienda y de Transporte y las autoridades territoriales que garantiza los recursos de Nación y Gobernación, lo que da vía libre al proceso de estructuración de la licitación del proyecto.

Una vez se cierre la estructuración del proyecto, la acción a seguir es que la Gobernación de Cundinamarca abra la licitación a comienzos del 2018 y, una vez adjudicada, a finales del mismo año se podría iniciar la obra.

No obstante, la Gobernación sostuvo que antes del 10 de noviembre -día de entrada en vigencia de la ley de garantías- se firmaría el convenio de cofinanciación, con lo que se procedería a la estructuración del proceso licitatorio, para que en el segundo semestre del 2018 se adjudique esta obra y arrancar así su ejecución en el 2019.

Desde la Presidencia “se prevé que para finales del año 2022 el Regiotram estará en funcionamiento”, mientras que en la Gobernación “se estima un tiempo de tres años para terminarlo, es decir finalizando el 2021”.

Sin embargo, la ANI había presupuestado en enero pasado que en el segundo semestre del año iniciaría la licitación de obras “del tren ligero para Bogotá y sus municipios aledaños” pero, así como en las campañas electorales desde 2007 para la gobernación, las cosas se dilataron, por razones que no fueron expuestas ni por el presidente, ni por el ministro, ni por el gobernador ni sus subordinados.

Lo que no se conoció tampoco fue cómo se articulará la fase del Regiotram en Sabana Occidente, con el contrato firmado este año por la ANI por un valor de $153.407 millones para reactivar la operación de carga entre Bogotá - Belencito, incluyendo los ramalaes de Bogota a Facatativá y La Caro a Zipaquirá.

A este proyecto se han sumado más voces en su apoyo y defensa que críticas y, menos, contradictores. Desde el ex presidente y senador Uribe, quien acompañó a Nancy Patricia Gutiérrez en la campaña a la Gobernación de Cundinamarca -entonces candidata del Centro Democrático-, para quien debía darse una “solución de transporte masivo como el tren de cercanías”, y quien habló del tema incluso en 2010 desde cuando era senadora, época para la cual el entonces gobernador Andrés González Díaz “modificó su propuesta hacia la del tren ligero, porque es más práctico para su recorrido entre las ciudades, más cómodo para ampliaciones y porque resulta mucho más económico, debido a que no necesita carriles exclusivos como un metro o Transmilenio”.

Por lo tanto, las críticas a este proyecto se han centrado sobre las demoras, las modificaciones y la transparencia que pueda tener la adjudicación del contrato, en vista del incumplimiento de CCFC -vía de Fontibón a Facatativá -, del Consorcio Mejoramiento Vial de Colombia -de Facatativá al cruce El Rosal-, del escándalo Odebrecht, entre otros que afectan el erario público y el avance de las obras.

Publicar un comentario

0 Comentarios