Niveles del Río Bogotá no reportan riesgos por desbordamientos o inundaciones en cuenca media y alta

En la cuenca baja del afluente, el caudal se encuentra dentro de los rangos esperados para esta temporada de lluvias, sin haber generado incidentes de magnitud. Sin embargo, la CAR hace un llamado a la comunidad para estar alerta.

El Río Bogotá mantiene sus caudales dentro de lo esperado durante la temporada de lluvias por la que atraviesa el país. Si bien se han presentado fuertes precipitaciones, hasta el momento no se reportan riesgos por desbordamientos e inundaciones en las cuencas media y alta del afluente.

Además, las obras de adecuación hidráulica finalizadas por la CAR representan una garantía para el bienestar de los habitantes de los municipios ribereños de Cota, Funza, Mosquera, Soacha y parte de la ciudad de Bogotá.

De acuerdo con la Dirección de Recursos Naturales de la Corporación, durante el día de lunes, el Río Bogotá llegó a transportar 98 mil litros por segundo a la altura de la estación de monitoreo en Alicachín – Soacha. Gracias a las obras de adecuación, el Río cuenta ahora con la capacidad para transportar hasta 200 mil litros por segundo sin generar mayores afectaciones en la población de la cuenca media.  Igualmente, los niveles del afluente para el día de ayer descendieron a 77 mil litros por segundo.

En la cuenca alta el caudal se encuentra incluso por debajo de lo pronosticado, y es posible hacer gestión del flujo de agua a través del sistema de embalses, en caso de crecientes extraordinarias.  

Con respecto a la cuenca baja del afluente, los niveles se encuentran dentro de los pronósticos, con un pico de 138 mil litros por segundo el día lunes a la altura de Tocaima, y un descenso a 129 mil litros por segundo para el día de ayer.

Es importante mencionar que además, la Corporación realiza un esfuerzo por el bienestar de las comunidades, evitando afectaciones como: daños en los bienes y la producción agropecuaria, inundaciones en viviendas, entre otros. Riesgos derivados de la temporada de lluvias, es así que las obras garantizan el equilibrio ecosistémico de la cuenca del Río, devolviéndole sus zonas de amortiguación.

De esta forma, el Río Bogotá ha soportado sin dificultades el aumento de los caudales que tributan a este sus aguas. Sin embargo, la Autoridad Ambiental hace un llamado a los comités de riesgo, alcaldías y estaciones de Policía de los municipios ubicados en su cuenca baja, con el objetivo de estar en alerta ante cualquier creciente súbita de sus niveles y afluentes.

“Las recomendaciones a las Administraciones Municipales consisten en estar vigilantes al comportamiento del Río, activar los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo y alertar a las poblaciones ribereñas para que activen sus planes de contingencia ante cualquier emergencia por cuenta de los efectos asociados a esta temporada de lluvias” señaló Rafael Robles, Asesor en Gestión del Riesgo de la CAR Cundinamarca.

Es importante señalar que en la localidad 6 de la capital de la República, se presentan desbordamientos en el Río Tunjuelo que hace parte de la jurisdicción del Distrito Capital, sin embargo, históricamente se ha confundido la apertura de las compuertas de Alicachín con los eventos presentados cerca de 15 kilómetros cuenca arriba.


Con el ánimo de evitar confusiones y desinformación en las comunidades, la CAR se permite informar que nada tienen que ver las compuertas de Alicachín ubicadas al sur del municipio de Soacha con el Río Tunjuelo que tributa sus aguas al Bogotá kilómetros antes.

Publicar un comentario

0 Comentarios