Vandalismo por el Supercundi en Facatativá

Sin muertos, pero con 22 heridos -11 uniformados y 11 civiles-, cuatro capturados y un número indeterminado de trasladados por protección terminaron los desmanes en la tarde de hoy de Facatativá causado por la intención de saquear la sede de la cadena de supermercados.

Hacia las 2:30 de la tarde de este martes decenas de personas empezaron a llegar a los alrededores de la sede del Supermercado Cundinamarca en Facatativá con la firme intención de recibir mercancía de este establecimiento intervenido en los últimos días por la Fiscalía General de la Nación en medio de un operativo que se realizó en 23 municipios de Cundinamarca, Tolima y Quindio.

Desde la noche anterior, dos eran los rumores más fuertes que circulaban sobre la presunta entrega de la mercancía a la población, de acuerdo a lo acontecido en municipios del Tolima y el municipio cundinamarqués de Girardot en donde varios establecimientos intervenidos por la Fiscalía fueron saqueados. Un primer rumor afirmaba que se iban a regalar mercados en el establecimiento, mientras que otro afirmaba que personas de origen venezolano habían creado un grupo en WhatsApp con el fin de planear un saqueo.
 
Poco antes de las tres de la tarde, las personas que habían llegado ya estaban confirmando la intención de ingresar, a pesar de que se encontraban de a 4 integrantes de las Fuerzas del Estado tanto en la entrada de la carrera 5 como en la de la calle 5. A las tres de la tarde fue decidido por los ciudadanos que empezaría la operación.

Pero el impedimento fueron los integrantes de la Policía y del Ejército, que intentaron persuadir a la iniciada turba que no estaba pensando en más que entrar, por lo que las autoridades tuvieron que intervenir con algo más de fuerza y fue en ese momento cuando los comerciantes, acostumbrados a este tipo de hechos en Facatativá, fueron cerrando sus establecimientos.

La estampida comenzó como prendiendo pólvora y de inmediato las autoridades buscaron cercar a más distancia la entrada del establecimiento, mientras que los transeúntes y comerciantes de cerca de 13 manzanas a la redonda, incluyendo la plaza de mercado, quedaron como espectadores de la pedrea en la que se envolvieron los vándalos y la Policía, y protagonistas de las correrías cuando era soltado el gas lacrimógeno y lanzadas las piedras.

A las cuatro de la tarde los funcionarios de las entidades públicas fueron alertados de la situación, les recomendaron tomar precauciones para evitar al máximo algún daño a los equipos de oficina y fueron evacuando las instalaciones, mientras tanto, iban llegando cientos de trabajadores de empresas privadas que se fueron uniendo a las correrías.

Testigos presenciales de los hechos señalaron que personas de origen venezolano se encontraban en los puntos donde se concentraron quienes continuaban, a pesar de la intervención de la Fuerza Pública, esperando e insistiendo para entrar. También fueron vistas personas desconocidas, con capuchas, personas del sector de La Virgen de la Roca con niños, quienes tomaron piedras y palos para arremeter contra las autoridades.

La situación se tornó tan tensa, que el alcalde municipal tomó la decisión de firmar un decreto en el cual estableció cuatro medidas concretas para preservar el orden y la tranquilidad en la municipalidad: prohibición de aglomeraciones en público hasta que se la Policía haga una “verificación total de la tranquilidad” en el municipio, prohibición de la circulación de motos hasta las 6 a.m. exceptuando quienes tienen roles públicos siempre y cuando estén en funciones, ley seca hasta las 6 a.m y el toque de queda hasta la misma hora.

Aun así, el burgomaestre dejó claro que no quiere manifestaciones dando la posibilidad de que las medidas tomadas pueden extenderse de no cesar las mismas, aunque lo de hoy fue claramente definido por el comandante de la Región 1 de Policía, brigadier general Eliécer Camacho Téllez, como actos vandálicos, pues no hubo una manifestación en donde se protestara por un asunto público, sino que –comentó el general- se planeó con antelación por parte de personas que convocaron por redes sociales a saquear el establecimiento que se encuentra en un proceso de extinción de dominio.

Luego de distribuir cuadrillas de 10 uniformados para proteger las instalaciones de las grandes superficies y otros supermercados, el general Camacho charló con medios de comunicación y sostuvo que no se presentaron alertas tempranas con la suficiente urgencia lo que, aunque no impidió que se repeliera el asalto masivo al Supercundi, sí impidió que se recobrara con más prontitud la tranquilidad. Fueron casi tres horas de zozobra en el centro del municipio.

El alto oficial agregó que 400 uniformados empezaron el trabajo de vigilancia por todo Facatativá y que luego de la medianoche estarían arribando más uniformados y resaltó el trabajo conjunto con el Ejército Nacional, quienes hicieron durante toda la tarde barreras humanas en la carrera 5 con calle 4, la carrera 4 con calle 5, carrera 5 desde la calle 6 a la 7 y en la carrera 6 con calles 5 y 6. Entre tanto la Policía controlaba la pedrea con uniformados adscritos a la Estación, Carabineros, Esmad y unidades de apoyo de Bogotá y otros municipios.

El general anunció que se desplegarán dispositivos de seguridad durante los próximos días para garantizar la tranquilidad, destacó su tristeza por estos hechos de vandalismo de los que señaló a “personas que no son de Facatativá” como los autores de las pedreas, lamentó la situación de muchos jóvenes que al parecer no son objeto del cuidado de sus padres, expresó su solidaridad con los comerciantes, indicó que posiblemente los establecimientos intervenidos por la Fiscalía serían reabiertos pensando en los trabajadores y en consecuencia confirmó que no es cierto que se vayan a entregar mercados.

Al momento de publicar este artículo el número de los heridos había sido entregado preliminarmente por el gerente del Hospital San Rafael de Facatativá, aún no se ha terminado de levantar el inventario de las pérdidas materiales entre las que se encuentran fachadas de algunos locales comerciales y espacio público, pues de los andenes salieron las piedras que se aventaron. 

Publicar un comentario

0 Comentarios