La inédita instalación de sesiones ordinarias del Concejo de Facatativá


La Corporación Concejo Municipal de Facatativá instaló su inédito segundo periodo de sesiones ordinarias el pasado lunes junio 11, más de una semana después del tradicional inicio de sesiones que se adelanta el primer día del mes, donde se anunció que estudiarán una iniciativa legislativa en mora de ser tramitada.

Con 16 de 17 de sus integrantes el cabildo del cercado fuerte al final de la llanura inició el segundo periodo de sesiones ordinarias de la presente vigencia 2018, teniendo una distancia de 11 días frente al inicio de sesiones de otras Corporaciones del departamento y el país. En representación del alcalde Pablo Malo García hizo presencia el secretario de Coordinación Interinstitucional, José Ricardo Bermúdez Cárdenas.

LAS CATEGORÍAS Y LAS SESIONES
En 2016, el actual alcalde Pablo Malo García recibió al municipio en categoría segunda, pero para el año siguiente la entidad territorial regresó a categoría tercera debido a que, según dijo la Administración entrante, no se habían hecho los cálculos debidos para mantener la categoría por lo que la decisión de buscar declararla de segunda no fue prudente, situación contrastada con el jefe saliente de la cartera de Hacienda, quien sostuvo que la razón era que no habían logrado mantener al municipio en categoría segunda debido a que no habían hecho los esfuerzos suficientes.

Aun así, para 2018 y luego de la entrada en vigencia de la reforma tributaria realizada en el primer año del actual mandato el resultado fue estar nuevamente en la categoría segunda para 2018, lo que fue anunciado por la Administración con gran orgullo, tanto a través de los medios de comunicación como en el recinto del Concejo, cuando presentó el presupuesto para este año.

El pasar a categoría segunda implica para el Concejo Municipal un aumento en su número de sesiones. Los concejales en los municipios que se encuentran en las categorías 3, 4, 5 y 6 tienen derecho a recibir pago de hasta 90 sesiones al año, 70 ordinarias y hasta 20 extraordinarias, que son convocadas por el alcalde para estudiar exclusivamente proyectos autoría ejecutiva.

Por su parte, los cabildantes de municipios de categoría Especial, 1 y 2, tienen derecho a recibir honorarios de hasta 190 sesiones al año divididas en 150 ordinarias y hasta 40 extraordinarias. Las demás sesiones que realicen no serán retribuidas económicamente.

A la letra, el artículo 23 de la citada Ley, establece:
Los concejos de los municipios clasificados en categorías Especial, Primera y Segunda, sesionarán ordinariamente en la cabecera municipal y en el recinto señalado oficialmente para tal efecto, por derecho propio y máximo una vez por día, seis meses al año, en sesiones ordinarias así: 
a) El primer período será en el primer año de sesiones, del dos de enero posterior a su elección, al último día del mes de febrero del respectivo año. El segundo y tercer año de sesiones tendrá como primer período el comprendido entre el primero de marzo y el treinta de abril;
b) El segundo período será del primero de junio al último día de julio; 
c) El tercer período será del primero de octubre al treinta de noviembre, con el objetivo prioritario de estudiar, aprobar o improbar el presupuesto municipal. 
Los concejos de los municipios clasificados en las demás categorías, sesionarán ordinariamente en la cabecera municipal y en el recinto señalado oficialmente para tal efecto, por derecho propio, cuatro meses al año y máximo una vez (1) por día así: febrero, mayo, agosto y noviembre. 
Si por cualquier causa los concejos no pudieran reunirse ordinariamente en las fechas indicadas, lo harán tan pronto como fuere posible, dentro del período correspondiente.

Aun así, el presidente de cabildo facatativeño, Ernesto Sabogal Bello -quien mencionó en su discurso de posesión que aumentarían las sesiones-, no convocó a la instalación del segundo periodo de sesiones ordinarias el primero de junio como hace dos años lo hiciera el entonces presidente Arturo Niño Ángel, sino hasta el pasado lunes, a pesar de lo establecido en la Ley, aunque con la salvedad que le da el último inciso del artículo citado cuando dice que se podrán reunir tan pronto como sea posible, si no logran hacerlo en las fechas indicadas, argumento que complementa el reglamento interno del Concejo, adoptado estando el municipio en categoría tercera.

SIN POR QUÉ Y SIN AFECTACIONES
Este hecho generó unas incomodidades iniciales entre algunos cabildantes, pues el día de la instalación de las sesiones, varios dieron a entender que dieron cuenta del posible lapsus de la Mesa Directiva, mencionando que había visto que en municipios del mismo grupo de categorías ya habían iniciado su segundo periodo de sesiones desde junio 1. Además, algunos pensaron que el suceso podría envolverlos en un proceso administrativo.

Sin embargo, la Mesa Directiva y en específico sus presidentes han decidido tomar una actitud hermética e imperturbable frente al suceso, incluso frente al secretario general de la Corporación, Iván Olaya Díaz, quien afirmó a El Observador Siglo XXI que no había nada de ilegal en el tardío inicio de las sesiones.

Olaya Díaz -además de explicar la parte técnica vista líneas arriba-, manifestó que no conocía a ciencia cierta los motivos por los cuales la Mesa Directiva -que él también integra- había decidido postergar la instalación, pero aclaró que al ser el Concejo una Corporación el inicio de las sesiones estaba sujeto al acuerdo al que llegaran los concejales los cuales no todos tenían en cuenta, según contó, que el periodo iniciaba el primero de junio pues, según dijo, algunos no tenían proyectadas las sesiones en sus agendas, desde el punto de vista de que algunos tenían otras actividades personales y laborales proyectadas en estos primeros días del mes.

En charla off the record con EOSXXI, algunos ex concejales del municipio calificaron, por aparte, el hecho como inédito y restaron crédito a un posible acuerdo entre los concejales para no iniciar en junio 1 y desde su experiencia teorizaron alrededor la hipótesis que tiene un concejal actual, la cual consiste en un posible “error humano”, quizá del presidente, quien pasará a la historia como el presidente del Concejo que no supo leer su discurso en medio de la ceremonia de imposición de la Orden al Mérito a facatativeños destacados en altos cargos del Estado. 

Las incomodidades, para los concejales que las tuvieron, se vio superadas debido a que, en cada bimestre, deben ser evacuadas 50 sesiones, lo que de a un día máximo por sesión como dice la Ley hace que sobren 10 días del periodo, los cuales ya se agotaron, así que los concejales sesionarán, esperando que la interpretación sea la correcta, sin preocupaciones, sin descanso hasta el próximo julio 31 y sin necesidad de prórrogas.

UN PROYECTO DE ACUERDO, PERO A INICIATIVA LEGISLATIVA
Un nuevo suceso atípico se presentó además antes de finalizar la sesión, cuando el concejal del Partido Liberal José Vicente Barrera Montenegro anunció su intención de presentar un proyecto de Acuerdo de su autoría, el cual busca crear una nueva contribución para fortalecer las finanzas de la Universidad de Cundinamarca.

Lo anterior resulta atípico porque por lo general es el alcalde o su delegado quien anuncia los proyectos de Acuerdo que serán objeto de estudio el día de la instalación de cada periodo de sesiones ordinarias y más en extraordinarias, que naturalmente son a iniciativa del alcalde. En esta ocasión el secretario Bermúdez Cárdenas no anunció la presentación de proyectos de Acuerdo por parte del Ejecutivo.

"El año inmediatamente anterior yo recibí, y creo que varios de mis compañeros también, una carta de parte del director administrativo de la extensión de la Universidad de Cundinamarca que se encuentra aquí en Facatativá, en la que nos insta comedidamente a adelantar lo respectivo frente al mandato de la Ley 1230 de 2008 y la Ordenanza 039 de 2009, las cuales crean y determinan la Estampilla Prodesarrollo de la Universidad de Cundinamarca, deber que nos asiste legalmente porque de no hacerlo nos veríamos como institución inmersos en una acción de cumplimiento", sostuvo Barrera Montenegro, quien considera que el proyecto de Acuerdo "reviste de la mayor importancia y será un importante legado de esta Corporación para las actuales y futuras generaciones."

Publicar un comentario

0 Comentarios