Publicidad

Publicidad
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

Alcalde Malo García pretende vender el espacio público de Facatativá

No es la primera vez que un alcalde quiere hacer con este lote lo que no se debe.

El lote que se ubica en la carrera segunda con calle 15 fue adquirido durante la Administración pasada, que era encabezada por Orlando Buitrago. Su plan era construir la nueva Estación de Policía allí y para lograr la compra del lote recurrió a un empréstito que fue aprobado por el Concejo Municipal mediante Acuerdo 012 de 2012. El lote costó poco más de $1.848 millones.

Luego de eso, a través del Acuerdo 006 de 2014 Buitrago transfirió el lote a título gratito bajo condición al Departamento de Policía de Cundinamarca con el fin de que desarrollara la construcción del nuevo Comando, pero luego de que la Policía realizara la verificación del proyecto, no lo viabilizó debido a que no cumplía con los requisitos y prefirió que el proyecto se desarrollara en donde se encuentra la actual Estación, cuyo inmueble es más grande que el de la calle 15.

Así las cosas, el arquitecto Malo tomó la decisión de trasladar la Central Única de Despachos de la calle 13 –ubicada actualmente en el Molino San Carlos y que no puede estar allí– para lo cual el Concejo lo autorizó mediante Acuerdo 004 de 2017 pero, debido a la orden de un juez de decretar medida cautelar y suspender los efectos del Acuerdo 004, no lo pudo hacer, pues lo que debe hacer es crear el Terminal de Transportes y no trasladar la Central.

De tal manera que la primera autoridad de los facatativeños decidió vender el inmueble por el valor de $2’741.661.000 –según avalúo comercial hecho por la Inmobiliaria Cundinamarquesa– con el fin de destinar el excedente a saldar las obligaciones de la deuda pública y aportar al Fondo Territorial de Pensiones, además de invertir en proyectos de inversión.

Pero lo que no tuvo en cuenta el burgomaestre es que el Plan de Ordenamiento Territorial –POT– vigente en su artículo 128 define la creación de nuevas plazas y plazuelas dentro de las cuales se encuentran visionadas Molinos 1 y 2 y en vez de vender este lote, tiene que comprar más terreno a sus alrededores para no solo destinarlos para esto sino además para constituirlos en reserva agrícola. Así lo confirma el mapa de Sistema de Espacio Público que tiene en su poder El Observador Siglo XXI.
 

Por lo tanto, de llegar a vender este lote usando las facultades que el Concejo le otorgó, el alcalde Malo García se vería expuesto a ser enviado a la cárcel. Como agravante se tiene que el arquitecto ayudó en la construcción del actual POT que fue firmado por el entonces alcalde Henry Luis Miguel Pérez Suárez, quien jamás se ha pronunciado al respecto, debido a que es cuota de Oscar Sánchez León en la Gobernación del Departamento gracias a que lo apoyó en la campaña a la Cámara de Representantes de este 2018 que finaliza en 3 días.

Extrañamente, los “defensores del pueblo” tampoco han dicho nada sobre esto. Han peleado por las construcciones residenciales hechas en lotes que se destinaron a espacio público que nunca fueron comprados por la Alcaldía, sino por las constructoras.

Publicar un comentario

0 Comentarios