PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Tamales de la abuela

PUBLICIDAD

El Centro político sí existe en Colombia.


Colombia actualmente se encuentra en una polarización ideológica, llena de matices, mentiras y estigmatizaciones, que promete por desgracia ser el insumo esencial en el debate presidencial que se avecina en 2022.

Por: Juan David Beltrán

En ese sentido, y a pesar de que no se deberían reducir las elecciones a la ubicación ideológica en el espectro político, los últimos hechos nos conducen de nuevo a escribir en términos de derecha, centro e izquierda como agendas políticas.

Empecemos por recordar que la izquierda y la derecha, son términos que surgen durante la asamblea nacional de agosto – septiembre de 1789 en el inicio de la Revolución Francesa, todo por la ubicación de los diputados que debatían la nueva constitución, los partidarios de veto real se ubicaron a la derecha del presidente y quienes se oponían a este veto a la izquierda, más de dos siglos después se sigue hablando políticamente en los mismos términos. Tenemos la tarea de evolucionar.

En el caso colombiano, se podría afirmar que la plataforma ideológica de la derecha limita la libertad individual para lograr seguridad a través del autoritarismo y una ferviente defensa del derecho a la propiedad privada, por otro lado, la plataforma ideológica de la izquierda prioriza la justicia social por encima de la riqueza individual y una airada defensa de lo público como sinónimo de equidad.

Sin embargo, entre estas dos plataformas caben diversos conceptos, matices y posiciones relacionadas por ejemplo con cuánto derecho a la propiedad privada es posible restringir para mejorar la justicia social, o a cuánta libertad se puede renunciar para mantener la seguridad.

Hay otras posiciones que diferencian a la izquierda y a la derecha, por ejemplo, hay quienes creen que la lucha contra el cambio climático es de izquierda, pero en verdad, no es de su propiedad, la mayoría de los partidos verdes en el mundo son de centro o centroderecha.

Así las cosas, el centro es hoy un amplio nicho electoral en disputa, pero algunos lo usan como un mecanismo para mostrarse políticamente correctos. Por eso, defender un centro único, termina en las mismas características de los extremos, y ejemplo de ello ha sido el actuar de Sergio Fajardo quien desde la segunda vuelta presidencial hasta hoy gravita en la supremacía ética que uno no sabe muy bien desde dónde le llega ese halo. Fajardo no debe y no representa el centro político en Colombia.

Resulta entendible la campaña que se lleva a cabo hoy en Colombia para desprestigiar a quienes no nos identificamos ideológicamente con la Izquierda de la Colombia Humana o la Derecha del Centro Democrático, pues se ha pretendido disminuir dicha postura, bajo el convencimiento de que beneficia a la izquierda, sin entender que a pesar de coincidir en que se requiere un cambio en Colombia y que existe la necesidad de sacar del poder a quienes hace 200 años gobiernan, el camino lo concebimos a partir del reformismo y el incrementalismo, siempre en el marco de la Constitución de 1991.

El centro representa entonces una ética de respeto al otro, aunque piense diferente, aunque sea mi contradictor. Esto sin duda no ocurre en la derecha o izquierda extremas, pues basta ver las redes sociales, para identificar que se terminó en el maltrato sin argumentos, agredir y calumniar a los demás, basados en tesis como estar defendiendo la patria, ser los únicos promotores del cambio o en la creencia de ser los salvadores de Colombia, generando sin duda polarización, este insumo principal para el odio, la violencia, pero sobre todo para que los mismos con las mismas sigan en el poder.

En conclusión, en Colombia sí existe el centro político, y se diferencia de los extremos, no hay liderazgos mesiánicos, caudillistas, no hay un afán de sobreponer una posición a otra, no se trata de monólogos autoritarios, sino del ejercicio juicioso del debate democrático, un verdadero desarrollo del Estado Social de Derecho.

Así que, la política colombiana no se puede analizar en términos de todo y nada, más bien podríamos analizarla en términos de más y menos; está llena de matices y grises, no se trata de la exactitud de la matemática. Y en últimas la discusión realmente importante en la actual agenda política debe ser cómo reconstruimos el país, cómo hacemos de Colombia un país más justo, más educado, y sobre todo como construimos la tan anhelada paz estable y duradera que necesita con urgencia este país, a través de líderes que despierten confianza y no pasión.

El argumento no puede seguir pretendiendo disminuir al centro a fachos o castrochavistas según quien lo señale. 

Publicar un comentario

0 Comentarios