DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismos de El Observador Siglo XXI

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Computecnology

El alcalde Aldana y su relación con los medios hasta hoy y al futuro


De los cerca de 12 medios de comunicación con los que cuenta el cercado fuerte al final de la llanura, con cuatro el burgomaestre ha tenido más cercanía, mientras que a nivel nacional con uno.

Facatativá es tierra de comunicaciones. La posición geoestratégica de la que goza este municipio, que señala el Plan de Ordenamiento Territorial vigente, ha permitido no sólo que colombianos de muchas partes del país se radiquen allí, sino que además hagan negocios, busquen empleos y con el cerro de Manjuy los medios de comunicación de carácter nacional empezaron han instalado antenas de telefonía, radio, televisión y, ahora último, internet.

El Cantón Militar, que custodia el cerro mediante un contingente, es de Comunicaciones, y ha estado envuelto en escándalos de espionaje recientemente siendo incluso objeto de allanamiento por parte de la Corte Suprema de Justicia.

De ahí que, en la historia del municipio también hayan existido variados periódicos, diferentes canales de Televisión, dos emisoras y ahora último, algunos medios digitales. Pero según la realidad y la opinión de algunos periodistas consultados, el alcalde no ha logrado manejar con los medios una relación basada en su “correcta” filosofía de gobernar, o por lo menos no ha logrado mantenerla.

¿EL QUIJOTE DE LOS ALTERNATIVOS?

A diferencia de los alcaldes de ciudades capitales como Bogotá, Cali y Medellín donde la tendencia alternativa triunfó en las urnas en 2019, y en las cuales hoy se habla de revocatoria de mandato, el cirujano Guillermo Eduardo Aldana Dimas poco se ha dejado ver en ruedas de prensa, después de la que diera en la Secretaría de Gobierno iniciando su cuatrienio, y sus mejores apariciones se dan en un sólo noticiero nacional, mientras que a nivel económico su comparación las fuentes consultadas la basan respecto del gobierno inmediatamente anterior.

Las relaciones editoriales

Casi todos los medios fueron a la primera rueda de prensa, sin importar su visión editorial y su posición respecto del gobierno y respecto de las demás empresas periodísticas. Hicieron más preguntas de las indicadas; el evento, que empezó tarde, se prolongó más de lo estimado, y finalmente las quejas no fueron lo que estuvo a la orden del día en aquella ocasión.

Pero llegó la pandemia y pasó lo mismo que viene pasando a nivel nacional y departamental, según cuentan fuentes del mundo político de esas esferas: toca esperar. Y en el caso de los medios tanto regionales como locales y específicamente Facatativá, que no dista del de Mosquera y Madrid que están en manos del poder tradicional, la espera no se debe sólo a la pauta oficial que de hecho no es lo principal para la mayoría de los medios, sino a la información que se emite, a las entrevistas, a la atención de los temas que son de la agenda de cada medio y que les ayudan a alcanzar los objetivos del periodismo a nivel social.

Y en ese orden de ideas, desde aquella rueda de prensa, el alcalde Aldana sólo ha vuelto a aparecer hablando en Mutantes T.V., en Radio Unilatina y en Radio Vilmar. Con El Cronista 2013 ha tenido diálogos que no han sido publicados.

A nivel Nacional, noticias del gobierno de la “Facatativá Correcta” no muy favorables han salido por Noticias Uno y el burgomaestre tan sólo habló en la primera –la de la denuncia del Concejal David “Tuko” Perdigón por el nombramiento de su novia y su suegra en la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría General de la Empresa Aguas de Facatativá respectivamente–, pues para la segunda el mejor noticiero del país durante más de 10 años, según los Premios India Catalina, se apoyó en un comunicado de prensa

Aldana Dimas ha aparecido principalmente en Noticias Caracol y últimamente con temas del coronavirus por su condición de médico. Quien ha hecho esos reportes es el facatativeño Carlos Eduardo Barragán Rozo, hijo de la profesora Concha Rozo de Barragán, con quien vivía en el barrio Obrero Santa Rita.

Barragán Rozo, quien fue presentado por Andrés Montoya en una de las emisiones recientes de la Primera Edición como “uno de los cerebros de nuestra Sala de Redacción”, ha venido dándole a conocer al país propuestas del cirujano, como el traslado de pacientes de Cuidados Intensivos a otras partes del país, y en una semana alcanzó a dar dos reportes en su primera intervención de la mañana.

Pero el periodista no ha hablado ni de las problemáticas del municipio, ni de la gestión del mandatario, aunque ha conocido temas como como el mal uso del coliseo por parte del Ejército –que salió por Noticias Uno– y el presunto criterio “amiguista” los presidentes de las Juntas de Acción Comunal para construir las listas de beneficiarios de mercados en medio del inicio de la pandemia.

Desde hace algún tiempo, está dedicado a hacerle seguimiento a la pandemia, razón por la cual desde Estudio presenta cifras que se proyectan en la pantalla gigante y los datos que entrega conciernen generalmente a este tema.

De todas formas, para el mensajero y activista Miguel Ángel Mora –quien es administrador de la fanpage de Facebook “Periodico el informador facatativa” (sic)–, los reportes que ha dado Barragán Rozo de Aldana Dimas se deben al pago de favores políticos.

Las relaciones económicas

En cuanto a las relaciones frente a los negocios de la Administración con los Medios de Comunicación, que se representan en el alquiler de espacios para campañas de sensibilización y cultura ciudadana, así como de divulgación de la gestión de gobierno como endicón de cuentas, y que se supone no debe afectar ni viciar la línea editorial de los mismos, ante las afirmaciones de Mora la información es inexacta y algunos datos no están probados y aunque son sugerentes, no indican una actitud ilegal, como sí anti ética.

El mensajero de pizzas y de flores e “informador de red” –como se lo denominó lo denominó el periodista y activista Fabio Rojas Restrepo– afirmó en una publicación que en razón a que Rafael Barragán Rozo, hermano de Carlos Eduardo, había sido nombrado en el cargo de almacenista de la Empresa Aguas de Facatativá, era que salían los reportes del cirujano en Noticias Caracol. Por su parte, el nombramiento de Rafael fue una sorpresa para muchos de los integrantes de la campaña de Aldana, incluyendo candidatos al Concejo, pues a ninguno de los dos hermanos se les vio en medio del proselitismo.

Mora, además señaló que esos reportes positivos se debían a que se les dio un contrato a unos cercanos de Carlos Eduardo para instalar GPS a los vehículos de la Empresa Aguas de Facatativá, servicio que también se hacía en Caracol Televisión. Dicho contrato está disponible en el SECOP, es el 2020-24 y se firmó con la Empresa Tracker de Colombia S.A.S, una empresa de la Multinacional Detektor, cuyo representante legal es Jaime Orlando Monroy Narváez pero quien al parecer sólo firmó, pues la propuesta llegó a la EAF a través de una ingeniera llamada Amparo González, presunta hermana de Ricardo González, titular de un correo de la empresa contratista y quienes habrían adelantado el negocio.

El contrato se firmó con el objeto de prestar servicios “para el monitoreo satelital GPS, almacenamiento de la información en servidor (Hosting) Cloud y administración de la plataforma del parque automotor de los vehículos pertenecientes a la EAF SAS ESP y compra de equipos de georeferenciación”, por un valor de $5’024.597 y la forma de pago se modificó debido a que la empresa instaló y puso en servicio los GPS en tiempo récord, por lo que el primer pago se adelantó y se le subió el monto. El contrato expiró el 31 de diciembre pasado, es decir que para continuar con el control georreferenciado de los vehículos se necesitaría suscribir uno nuevo.

Frente a lo dicho inicialmente por “Miguelito”, Carlos Eduardo Barragán Rozo no se pronunció ante la consulta que le elevó este medio periodístico, mientras que por su parte diferentes líderes políticos consultados, cercanos y lejanos del alcalde, no vieron ninguna sombra de ilegalidad, pero varios sí expresaron inquietudes respecto de lo ético.

En cuanto lo “revelado” por Mora con relación al contrato de Radio Unilatina, es cierto, pero es un contrato de Ley y tiene como fin leer los actos administrativos que expide la Alcaldía, el cual se define como “Publicación por Edicto”.

Sin embargo, Unilatina ha recibido más de la Administración de Aldana, así como Radio Vilmar, pero no directamente de la Alcaldía, sino de la Empresa Aguas de Facatativá. La emisora comunitaria de alcance local tuvo el contrato 2020-22 por un valor de $7’776.000, mientras que la emisora comercial de carácter regional el 2020-23 por un valor de $7’000.000. El objeto de los contratos fue “realizar la divulgación de programas de radio institucionales sobre los planes, programas, proyectos, convocatorias y eventos que adelanta la Empresa Aguas de Facatativá EAF SAS ESP para el año 2020, mediante la ejecución de programas radiales”.

Y si de dinero se trata, los medios han recibido –o les fue ofrecido- de manera equitativa, una suma equivalente a 100 mil pesos con el objetivo de informar sobre los eventos de la Semana Cultural. Se hizo por medio del contrato mediante el cual la Empresa de Fomento y Desarrollo Sostenible de Occidente (EMDESARROLLO) adjudicó el contrato para la “administración de proyectos para el apoyo y coordinación operativa, artística, técnica y logística del IX Festival del Tunjo del Municipio de Facatativá" Tunjo Fest 2020", cuyo contratista, por medio del representante de los medios ante el Consejo Municipal de Cultura y la Oficina de Prensa de la Alcaldía, coordinó y entregó el pago.

SIN UNIÓN NO HAY PAUTA… NI INFORMACIÓN

Los periodistas consultados refieren que para sus medios hay poca plata y poca información, con relación a lo que fue el gobierno del arquitecto Pablo Emilio Malo García, el cual no solo ejecutó plan de medios durante los 3 últimos años de su mandato, sino que procuró hacer ruedas de prensa de manera periódica.

Para solucionar la relación económica, que de paso alivia siempre la editorial en algunos casos, el alcalde Aldana Dimas ha sido claro: no quiere darle el contrato a una Unión Temporal que no sea de Facatativá, como hizo el gobierno anterior, ni quiere regresar al desgaste de firmar contrato con cada medio de comunicación como los antecesores.

Su solución es entonces que los medios se constituyan en una figura que permita que los mismos administren ese dinero y lo repartan en base a sus tarifas y acuerdos con la Oficina de Prensa, pero en eso el alcalde también es un Quijote, pues la negativa de un solo medio impide la sociedad económica plena que pretende el alcalde, el cual no quiere dos asociaciones sino una y, si esta no integra a todos los medios de comunicación facatativeños, lo más probable es que no se ejecute el Plan de la Alcaldía y a esos recursos se les daría entonces otra destinación.

Frente a lo editorial, la crítica de varios periodistas ha sido la carencia de un flujo constante, permanente y asertivo de la información tanto interna de la Alcaldía como de los planes y programas que esta ejecuta, así como de los temas coyunturales. Ningún secretario puede hablar y el alcalde sólo sale por la fanpage de la Alcaldía. Los comunicadores coinciden en que hay “muchas preguntas y pocas respuestas”.

Publicar un comentario

0 Comentarios