PUBLICIDAD

Ciudadanía rechaza que el Hospital venda inmuebles en vez de recuperar cartera


Expertos, usuarios y comunidad en general expresaron su desacuerdo con la decisión de la gerente Waldetrudes Aguirre de acudir ante la Junta Directiva de la Empresa Social del Estado para vender algunos de sus predios.

El pasado lunes en horas de la mañana el Hospital San Rafael de Facatativá emitió un comunicado de prensa con el objetivo de pronunciarse ante “artículos especulativos publicados en medios de comunicación del Municipio de Facatativá”.

Al mismo tiempo, la gerente Aguirre atendió solamente al canal de Televisión, el cual fue convocado por el Hospital, mientras que al día siguiente la ejecutiva de la E.S.E. habló telefónicamente con la mesa de trabajo del magazín matutino de la emisora local.

LA VENTA DE LOS PREDIOS NO ES ESPECULACIÓN

A pesar de que el comunicado señala que hay especulación en la información entregada por los medios de comunicación de Facatativá sobre este movimiento financiero emprendido por la gerente Aguirre, nada de lo que se ha hablado por todos los medios de comunicación fue desmentido, o por lo menos no se indicó cual información en específico fue la “especulativa”.

Al contrario, el comunicado del Hospital confirma en primer lugar que los predios son de su propiedad y que no cumple con funciones de inmobiliaria sino que presta servicios de salud, de ahí que en segundo lugar, agregó la E.S.E., entre lo percibido por el arriendo y lo pagado en impuestos, la ganancia no alcanza los 15 millones de pesos al año y eso “refleja que NO es rentable que la ESE Hospital San Rafael de Facatativá posea predios en arrendamiento cuando la necesidad en infraestructura hospitalaria es sentida y conocida por la Junta Directiva, comunidad y usuarios.”

En tercer lugar, el comunicado deja claro que desde hace rato se tiene la intención de vender los predios pero no se ha podido por lo que, dice el comunicado, “se aclara que actualmente nos encontramos en proceso de cumplir con el pleno de requisitos técnicos y legales para obtener la autorización” de la Junta Directiva, quien es la que aprueba el proceso de venta, solicitud que ya se ha presentado, si se tiene en cuenta que ese párrafo del comunicado finaliza diciendo que “procederemos a volver a presentar el tema”.

Una vez aprobada la enajenación de los predios por parte de la Junta Directiva será, según señala el comunicado, la Empresa Inmobiliaria Cundinamarquesa (EIC), entidad descentralizada del orden departamental cuyo gerente también nombra el gobernador de Cundinamarca quien se supone que no sabe nada según le manifestó a los arrendatarios afectados, la encargada de hacer los avalúos y la venta.

Lo otro que quiso dejar claro el comunicado, es que no es un capricho la venta de los inmuebles y lo que se quiere es invertir en una mejor infraestructura hospitalaria que permita aumentar los servicios de salud que presta el Hospital y lo cual es su misión, de tal manera que la venta de los predios tendrá “destinación específica para la construcción de una nueva torre para prestar servicios de hemodiálisis con tecnología de punta, hemodinamia, expansión de camas UCI adultos, entre otros beneficios que al final solo redundarán en los habitantes del municipio de Facatativá, la región salud centro de occidente y demás municipios del Departamento de Cundinamarca”.

“NECESIDADES SENTIDAS”

Por su parte ya directamente en la emisora, la gerente indicó que el Hospital tiene “una serie de necesidades sentidas en la infraestructura hospitalaria”, connotando así que no es que exista algún tipo de crisis, sino denotando que no hay recursos para apalancar la inversión en espacios físicos.

“La venta de los inmuebles es para mejorar infraestructura”

Aguirre contó que desde que llegó a la gerencia conoció de la entidad “los activos y su patrimonio” viendo que existen 11 predios de los cuales está haciendo el requerimiento legal de desalojo a 5 al producirse la caducidad del contrato de arrendamiento el pasado enero 31, que el gobernador García conoce los predios al saber que son del Hospital y que tiene en la Junta Directiva un representante que ya sabe de la propuesta.

Frente a la actividad de arrendamiento, la gerente Aguirre recordó que esa no es su función, mencionó de nuevo las cifras señalando que no representaban un ingreso fuerte lo cual incluso no alcanzaba para pagarle a un tercero que pudiera administrar esos arriendos los cuales tocaba “ir a cobrarles a los arrendatarios”. Hoy el Hospital los necesita desocupados para que la EIC realice el proceso de avalúo y venta, tal como lo determina la normativa departamental, una vez la Junta directiva de la ESE autorice.

En cuanto a las necesidades que pretende satisfacer para el Hospital, la gerente señaló que son cerca de 2500 millones de pesos los que se requieren para la construcción y puesta en marcha de la nueva torre en los que se prestarían los nuevos servicios, y así lograr la cofinanciación del Departamento y del Ministerio –lo cual siempre se ha hecho–, por lo que reiteró que no es un capricho su decisión de enajenar estas propiedades.

Por lo anterior, Aguirre manifestó a Radio Unilatina que no es la intención ni del gobierno ni la suya “hacer cosas que sean irregulares”, por lo que hizo un llamado “de manera muy respetuosa a que las personas que están en estos predios entiendan y comprendan lo que es la parte técnico legal que hemos hecho en el cumplimiento de las partes normativas”, agregando que ellos tienen todo el derecho a participar “para hacer la compra de dichos bienes “que sean los primeros en beneficiarse, por supuesto”.

Para la gerente, de todas maneras los recursos para apalancar los nuevos proyectos no están en los bancos como en administraciones pasadas, sino están en los activos que tiene el Hospital, que en esta ocasión están representados en los 5 inmuebles de la discordia y son la primera parte, pues los 6 restantes también serán vendidos, según dijo la gerente Aguirre, quien informó además que los predios no han sido desocupados.

“El hospital no está en crisis”

A pesar de que la gerente indicó que el hospital no tiene 600 millones de pesos para los estudios de restauración y rehabilitación del edificio antiguo, luego señaló que la ESE que recibió en mayo de 2020 estaba facturando cerca de 4 mil millones mensualmente y que a diciembre ya doblaba esa cifra por venta de servicios, mientras que cuando llegó habían 4 camas UCI Covid y ahora hay 76 y “28 adicionales como zona de panteón” lo que permitió la atención a más de 100 pacientes en el segundo pico respiratorio.

“Claro que hay dificultades, yo no salgo a decirlas todo el tiempo porque para eso estamos los gerentes: para ser estratégicos y entrar a solucionar  en función de nuestros intereses”, sostuvo Aguirre enumerando algunos de sus logros ampliando servicios y abriendo nuevos pero recalcó que el hospital necesita y no tiene para nueva infraestructura, lo cual impida el traslado de pacientes críticos a otros centros asistenciales fuera de Facatativá.

Finalmente, la gerente reveló que recibió el hospital con “una cartera de más de 54 mil millones de pesos y hoy está por encima de los 35 mil, o sea logramos una recuperación de cartera de vigencias anteriores el año pasado por la gestión que se hizo desde la parte administrativa y financiera también” y agregó que “de la facturación que hacemos todo el tiempo nos van a quedar debiendo” diferentes porcentajes hasta en un plazo de 6 meses, pero aseguró que “el Hospital siempre ha tenido la liquidez suficiente” y no hay un quien diga que el Hospital le debe un solo peso –aunque no dijo que se han bajado los honorarios de los profesionales de algunas áreas– y tiene dificultades como los demás pero es el que más servicios presta en el Departamento.

“CON LOS PASIVOS SE CUBREN LAS NECESIDADES”

Lo comunicado por la gerente Aguirre es una clara contradicción tanto para los comerciantes que tienen ocupados los inmuebles como para los usuarios y expertos que han opinado frente al tema en redes sociales.

Los hoy ex arrendatarios del Hospital expresaron que no tienen ningún tipo de duda frente a lo legal y lo técnico que ha expresado la gerente Aguirre, ni mucho menos frente a los proyectos que tiene en mente para ampliar la capacidad de servicio de la ESE. Sin embargo, dicen los afectados que lo que no entiende la gerente es que está, no sólo haciéndoles perder millonarias inversiones hechas en los predios ni impidiendo que continúen con sus ganancias, sino que quedan sin el sustento diario decenas de familias que dependen de ellos gracias a los empleos que generan.

Y mucho menos comprende la gerente, dicen los afectados, que la venta se hace en medio de una crisis la cual le va mejor en los negocios al sector salud que al sector comercial y que el Hospital tiene pasivos de donde servirse como para que salga a vender los activos, lo cual en concepto de ellos debería ser lo último.

Mientras tanto, en esto último coinciden expertos como el contador Óscar Riveros Linares, quien reveló un informe financiero de la I.P.S. que indica que la cartera es de 56 mil millones a corte de diciembre 31 de 2020, por lo que calificó “perezosa” la gestión de la actual Gerencia frente a la recuperación de cartera y expresó que entonces puede optar vender esa cartera. Así mismo han opinado otros profesionales financieros, quienes ven como última opción la venta de activos ante la existencia de pasivos tan altos.

Según lo expresado por Waldetrudes Aguirre, gerente de la E.S.E. Hospital San Rafael de Facatativá, se requiere un dinero que equivale a la recuperación de menos del 10% de la cartera actual, por lo que sólo nadie ha salido en defensa de la venta de los mencionados inmuebles, salvo ella que es la principal interesada.

Publicar un comentario

0 Comentarios