PUBLICIDAD

Nuevas tensiones entre EEUU, la UE y Rusia por caso de Alekséi Navalni

El Pentágono anunció este martes nuevas sanciones en contra de funcionarios y entidades de Moscú, mientas ésta responderá sin falta a las posibles sanciones que podría imponer esta semana Estados Unidos a Rusia por la condena del líder opositor.

El objetivo de las sanciones es enviar “un claro mensaje de que el uso de armas químicas y abuso de los derechos humanos tiene graves consecuencias", indicó el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken,  mientras el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó durante una rueda de prensa que reaccionarán "sin lugar a duda. Nadie ha derogado las reglas de la diplomacia, y una de ellas es la reciprocidad".

LAS SANCIONES

Siete funcionarios rusos de nivel medio y alto, junto con más de una docena de entidades gubernamentales,  fueron sancionados por el gobierno Biden como consecuencia a un lo que señalan como un ataque mediante agente nervioso casi fatal contra el líder de la oposición Alexei Navalni y su posterior encarcelamiento, reportó la Associated Press, la cual destaca que las medidas enfatizan el uso del agente nervioso ruso como arma química prohibida, y marcan las primeras sanciones de la administración Biden contra los asociados del presidente Vladimir Putin.

Además, se anunciaron sanciones en virtud de la Ley de Eliminación de Guerra y Control de Armas Químicas y Biológicas de EE. UU. para las entidades rusas, incluidas aquellas que Washington dijo que trabajaron para investigar, desarrollar y probar armas químicas.

Los funcionarios del gobierno incluían al menos a cuatro a quienes los partidarios de Navalni habían pedido directamente a Occidente que penalizara, diciendo que estaban más involucrados en atacarlo a él y a otros disidentes y periodistas.

A su vez, la agencia DPA publicó citando a fuentes diplomáticas en Bruselas que en la lista negra fueron incluidos el fiscal general de Rusia, el titular del Comité de Investigación, el director del Servicio Federal Penitenciario, y el jefe de la Guardia Nacional (Rosgvardia), para quienes rigen las restricciones de visado mientras que, las sanciones se dirigen a 14 entidades, en su mayoría rusas, restringiéndoles determinadas exportaciones a Rusia, por "fabricar armas químicas y biológicas", entre otras medidas, informó por su parte la Agencia Sputnik,

Sin embargo, la lista de Estados Unidos no incluía a ninguno de los empresarios y banqueros más poderosos de Rusia, oligarcas a quienes Navalni ha dicho durante mucho tiempo que Occidente tendría que sancionar para llamar la atención de Putin, anotó AP.

El hecho de estudiar la imposición de las sanciones "no estaba destinado a ser una solución mágica o una fecha final para lo que ha sido una relación difícil con Rusia", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Esperamos que la relación continúe siendo un desafío. Estamos preparados para eso", apuntó.

Las sanciones del gobierno Biden, se suman al acuerdo de 27 países de la Unión Europea para imponer sanciones personales contra varios funcionarios rusos por el caso Navalni cuyos nombres se conocerán esta semana, según afirmó Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea en febrero 22 pasado.

RUSIA PROMETE RECIPROCIDAD PERO NO ASIMETRÍA

"Rusia reaccionará sin duda alguna a posibles sanciones estadounidenses en su contra. Les recuerdo que una de las reglas de la diplomacia es la reciprocidad", recordó el canciller ruso, agregando que “Rusia se guiará por los intereses nacionales sin reparar en las sanciones de Occidente”.

Lo anterior fue enfatizado por la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, quien calificó las acciones de Occidente como "otra injerencia abierta en nuestros asuntos internos, algo que no vamos a tolerar”, declarando además que Rusia responderá “de forma recíproca y no necesariamente de manera simétrica".

La diplomática señaló que la Administración de EEUU "dio un paso hostil y antirruso, al anunciar junto con la Unión Europea las nuevas sanciones con las que pretende 'castigar a Moscú'",  aseveró que estas “aspiraciones de imponerle algo a Rusia mediante la presión de sanciones o alguna otra fracasaron en el pasado y ahora también fracasarán”, y recriminó a Washington, quien “ha violado toda una serie de acuerdos y convenios en el ámbito del control de armamentos y la no proliferación” y “no tiene derecho para sermonear a los demás", resaltando que Rusia "no posee armas químicas desde 2017" e instando a EEUU a que más bien cumpla sus propios compromisos en cuanto a la destrucción de los arsenales químicos.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, afirmó por su parte que las sanciones son ineficaces, mientras que Zajárova, dijo a la cadena televisiva Canal 1 que las sanciones de la UE no tienen ninguna lógica", y que a lo que apunta todo esto es a ser “una historia absurda premeditada y apoyada con una campaña mediática”.

El Ministerio de Exteriores de Rusia recomendó a tanto a las naciones europeas como a la estados norteamericanos dedicarse a la solución de sus propios problemas y respetar las normas internacionales, lo que Peskov reiretó al decir que "aquellos que siguen siendo adictos a las restricciones en asuntos internacionales deberían preguntarse ya si alcanzan algún objetivo continuando esa política..., si resulta eficaz y logra su finalidad. Obviamente, la respuesta es negativa".

CASO DEL BLOGUERO OPOSITOR NAVALNI    

Alekséi Anatólievich Navalni​ o Alexéi Anatólievich Navalni es un abogado y político ruso, opositor de Vladímir Putin, y quien en la actualidad es el único líder político en Rusia a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo,​ escribe regularmente en medios de comunicación rusos independientes así como para la edición rusa de la revista Forbes y en las elecciones a la alcaldía de Moscú en 2013 logró el 27,24 % votos. En 2011, fundó la ONG Fundación Anticorrupción cuyo objetivo es la investigación de la corrupción de funcionarios, autoridades y empresas rusas controladas por el Estado.

El 2 de febrero una corte revocó la libertad condicional a Navalni. Fue condenado a 3,5 años de prisión, incluidos los 10 meses que pasó bajo arresto domiciliario, luego de que le fueran imputados los delitos de estafa contra Yves Rocher y apropiación ilícita de fondos de Kirovles, pero Occidente exige su liberación inmediata.

En agosto de 2020, Navalni se sintió mal durante un vuelo, lo que obligó a realizar un aterrizaje de emergencia. Laboratorios europeos determinaron que había sido envenenado con un tóxico del grupo Novichok. Moscú rechaza esta versión y la considera infundada.

Con información de las Agencias EFE, AP, DPA y SPUTNIK

Publicar un comentario

0 Comentarios