DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismos de El Observador Siglo XXI

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Computecnology

PUBLICIDAD

Triunfó la proposición, pero no alcanzarían los votos para que pase la moción de censura

Durante más de 8 horas, el Concejo de Facatativá adelantó una sesión a la que fue invitado el secretario de Gobierno para hablar de seguridad y se presentó una proposición de moción de censura en su contra, a la que le hacen falta votos para prosperar.


10 de los 17 concejales del cercado fuerte el final de llanura expresaron su honda preocupación por la situación de seguridad que atraviesa el país y de la cual no escapa el municipio, por medio de una proposición que firmaron y presentaron una vez se dio por finalizado el debate a Óscar Giovanni Ramírez Zárate.

EL DEBATE

A esta sesión no asistieron presencialmente los concejales Diego Cabrera, Arley Martinez y Vicente Barrera y de ellos, sólo Martínez intervino expresando su descontento. Entre tanto, en el recinto fueron los concejales Johan Ávila, John Rojas y Ómar Sulvará, los que guardaron silencio.

“Se voltió la arepa”

Para el debate en este tema de seguridad, se podría acuñar la expresión recientemente lanzada por “Poncho” Zuleta al hijo de Gustavo Petro en medio de un concierto en la costa atlántica.

El concejal Pedro Villamil del Polo Democrático Alternativo, partido por el cual fue elegido el alcalde Guillermo Aldana Dimas, se despachó en contra de la gestión de Zárate, declarando su condición de comerciante, resumiendo diferentes situaciones de inseguridad, alegando lejanía del secretario y resaltando su intención de respaldar el clamor popular, y fue el primero en firmar, llamando a algunos de sus compañeros para invitarlos a firmar la proposición e, incluso, fue el único en agregar la expresión “a la moción de censura”, cuando fue su turno de emitir su voto frente a la proposición.

En contraste, el joven concejal del Centro Democrático, Juan Felipe Barbosa Saavedra, quien se ha autodenominado como el único concejal que hace debates de fondo en el municipio y representa la némesis ideológica del partido del alcalde y Villamil, calificó la proposición como un acto populista, un show digno de un circo, un saludo a la bandera y un debate estéril que no traerá resultados ni mejorará la seguridad del municipio, enfatizando su posición al poner de ejemplo las mociones de censura que se han querido adelantar contra ministros del presidente Iván Duque, resaltando que se adelantaron por casos graves y concretos, no por una situación generalizada.

¿Ambiente electorero?

Pero el concejal Barbosa fue más allá, señalando incluso que la acción ejercida por sus compañeros cabildantes tenía más un tinte de presión y de mostrar resultados en medio de las campañas electorales que se avecinan, y señalando al grupo en el cabildo del representante Óscar Sánchez León de querer adelantar un saboteo a la “Facatativá Correcta”, juego para el que, señaló, no se va a prestar.

Por otra parte, este debate se da en medio de una baja en la popularidad del Concejo. A falta de dos años de terminar el periodo constitucional, el cabildo ha perdido el prestigio con el que inició sus labores, en enero 2 de 2020, tanto que, de nuevo, en las redes ya se habla de no reelegir a ninguno de los actuales miembros de la Corporación.

Un secretario sin mayores preocupaciones

Por su parte, el secretario de Gobierno y Convivencia Ciudadana se mostró tranquilo durante toda la sesión, recalcó sus logros, reiteró el estado de sus procesos y proyectos, y determinó que no hay una razón suficiente para que se le adelante la moción de censura.

Además, desestimó los rumores de que renunciaría y en su lugar, anunció que dio una directriz a todos los inspectores del municipio para que adelanten vigilancia a los establecimientos que se registra con la actividad recreativa que justifican comerciantes en Facatativá con boliranas, pero que finalmente es una actividad secundaria porque la actividad que predomina es la venta y consumo de licor.

Esta fue la entrevista que concedió a El Observador Siglo XXI una vez finalizada la sesión.

LA MOCIÓN DE CENSURA

Esta figura, fue inicialmente contemplada en la constitución Política de Colombia solamente para el Legislativo, es decir el Congreso, pero mediante el Acto Legislativo 001 de 2007 “se le asignó constitucionalmente esa función de control político no solamente a los Concejos Municipales sino también a las Asambleas y lo extendió en el Congreso de la República para que operara esa moción de censura a otros servidores púbicos diferentes a los Ministros”, expuso el ex personero de Facatativá, Jorge Alirio Bautista Valbuena, quien hoy es asesor jurídico del Concejo, conceptuando así la legalidad del procedimiento.

El abogado añadió que con relación al régimen municipal el Acto Legislativo incluyó que la moción de censura se puede aplicar en ciudades capitales y municipios con población mayor a 25 mil habitantes, y precisó que es bajo dos circunstancias que aplica la figura: por responsabilidad por las funciones propias del cargo y por desatención de los requerimientos del Concejo.

Las cuentas

El acto legislativo en mención, establece que la moción de censura deberá ser propuesta por la mitad más uno de los miembros que componen el Concejo Distrital o Municipal, es decir 8,5 concejales para el caso de Facatativá, o sea 9 en números enteros, y la proposición en contra de Ramírez Zárate fue firmada por 10.

Sin embargo, la norma establece que la votación “se hará entre el tercero y el décimo día siguientes a la terminación del debate, con audiencia pública del funcionario respectivo” y su aprobación requerirá el voto afirmativo de las dos terceras partes de los miembros que integran la Corporación, es decir que 12 concejales tendrían que votar positivo a la moción de censura, por lo que faltarían dos votos.

Los escenarios

Así las cosas, desde el partido Liberal se intenta lograr un voto más a través de la Ley de bancadas. Los dos compañeros de Vicente Barrera, los concejales John Rojas y Camilo Guevara, firmaron la proposición y en ese orden de ideas votarían positivo a la moción, pero este medio periodístico pudo establecer que Barrera, paradójicamente, tiene más puntos en común con los postulados de Barbosa.

Y nuevamente Barrera sería determinador de las decisiones del Concejo, pues detrás de su voto está el de Ómar Sulvará, de la Alianza Democrática Afrodescendiente (ADA), con quien guarda una cercana relación y frente a quien tiene incidencia por su experiencia en el cabildo, por lo que ahí hay opción de alcanzar los votos.

En ese sentido, Barrera tendría tres opciones si debe acogerse a la Ley de Bancadas, la cual no es claro si ya se viene aplicando como se ha establecido en la Ley o sólo se contempla en esta coyuntura. Por un lado, Barrera podría votar positivo por la obligación legal pero recomendar el voto negativo a Sulvará, por otro lado podría arrastrarse el voto positivo de este último, o en últimas podría no votar dejando sin importancia el voto de su compañero.

Lo que no se pudo establecer, es por cuál de las opciones se va a decantar el liberal, pero se tiene información de que, aunque considera que la moción de censura está más cerca de ser un show mediático, no está satisfecho con la gestión del gobierno del médico Aldana e incluso fue afectado con una apelación que decidió el burgomaestre y que considera arbitraria.

No obstante, el concejal expresó que se ha cuestionado el apoyo que le brindó a Aldana en campaña porque no se ven resultados.

EL ALCALDE EN REFLEXIÓN

Y de lo anterior es consciente la primera autoridad del municipio, pues citó a la mayoría de concejales que no firmaron la proposición, más el concejal Pedro Villamil, el día miércoles para hablar al respecto, aunque no todos asistieron, entre ellos Barrera.

Según pudo conocer este medio periodístico, el alcalde resaltó que no hay nada que tenga que ver con corrupción en la Secretaria, que el secretario está viajando todos los días al municipio y que lo que menos quiere es que con su salida se tengan que reiniciar varios procesos y proyectos importantes, lo cual pasa cada vez que hay cambio de jefe de despacho.

Sin embargo, fuentes de la Administración Municipal revelaron que dentro de la cabeza del mandatario, existe la idea de un revolcón administrativo que le permita inyectar nuevos aires y mayor energía a su gobierno, pues tampoco está viendo resultados.

Esos cambios incluirían a Ramírez Zárate, quien no es el primer secretario de Gobierno en la historia de Facatativá que afronta un intenso debate en por la situación de seguridad en el municipio, pero sí al primero que se le adelanta una moción de censura.

Publicar un comentario

0 Comentarios