DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismos de El Observador Siglo XXI

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Computecnology

Escobar Saldarriaga: otro personaje que habría muerto con secretos de Uribe Vélez

Desde la mañana de este miércoles, octubre 13, ha sido tendencia en redes la muerte de un hombre oriundo de Antioquia de nombre Luis Horacio Escobar Saldarriaga, cercano al ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

El coronel Daniel Horacio Mazo Cardona, comandante de la Policía de Antioquia, describió a Escobar Saldarriaga como al occiso “una persona ganadera y empresaria de la zona” y, sin descartar móviles de carácter personal, declaró que “estamos en el trabajo con nuestro personal de Policía Judicial, hay una situación que obedecería a algo pasional, según lo que orienta la investigación”.

LOS SEÑALAMIENTOS

Al difunto se le conocía con el alias de “pulpo invisible” y ha sido relacionado con actividades ilícitas, entre ellas paramilitarismo, narcotráfico y despojo de tierras, las cuales han sido reportadas incuso por medios masivos de comunicación, así como personas que han integrado agencias de investigación e inteligencia del Estado colombiano.

Señalamientos políticos

En junio de 2020, el senador Gustavo Bolívar señaló a Escobar Saldarriaga, de acuerdo a una fuente suya, como el jefe de las Águilas Negras, un grupo paramilitar que no ha sido reconocido por la Autoridades pero que ha sido autor de innumerables panfletos amenazantes que han aparecido en diferentes partes del país.

Así mismo, el senador y pre candidato presidencial Gustavo Petro Urrego señaló mediante un tuit, refiriéndose a la muerte del ganadero antioqueño ultimado en Caucasia, que “las informaciones que teníamos decían que este sujeto presionaba a los miembros del cartel del golfo para asesinar miembros de Colombia Humana”.

En contraste, el ex presidente Álvaro Uribe en su cuenta de Twitter se dio por enterado del hecho y junto a u pantallazo de la noticia expresó “Toda nuestra solidaridad con su familia”, de similar manera cuando fue ultimado en Brasil José Miguel “el Ñeñe” Hernández, homicidio que según el criminólogo Daniel Mendoza Leal se debió a las imprudencias del ganadero costeño.

Los medios de comunicación

Por su parte, el diario El Tiempo publicó una nota de noviembre 9 de 2014, en la que se conoció que el Fondo de Reparación de Víctimas tenía una mina de oro valorada en más de 3.000 millones de pesos, entregada a Justicia y Paz por el exparamilitar José Germán Sena Pico, pero la cual había sido ocupada en el último año por lo menos cuatro veces. Escobar Saldarriaga era el dueño de siete retroexcavadores encontradas en esa mina de oro que había sido saqueada en Cáceres Antioquia, según le manifestaron fuentes de la Unidad de Víctimas a la Casa Editorial.

Entre tanto, el medio online Infobae relacionó al difunto Escobar Saldarriaga como el tercer ocupante del predio ‘Pata de Vaca’ ubicado en el corregimiento Las Delicias del municipio de Ayapel, en Córdoba, revelando un documento del Juzgado Segundo Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras de 2019 en el que “pulpo invisible” buscaba hacerse declarar ocupante del terreno.

La investigación reveladora

Pero es quizá la investigación del ex agente del CTI, Richard Riaño, la que revela los datos más contundentes acerca del ganadero asesinado. Por ejemplo, Escobar Saldarriaga fue el primer ganadero de Colombia en traer ejemplares de alta calidad del Brasil y una de sus hermanas fue secuestrada por las FARC hace casi 30 años y por dicho secuestro se pagaron varios millones de dólares en efectivo.

El ex agente señaló que el difunto es primo el expresidente Uribe Vélez, con quien cofundaron “los grupos de las Autodefensas Unidas de Colombia en Antioquía y Córdoba y luego las expandieron como un cáncer por todo el territorio nacional para tratar en vano de acabar con la guerrilla de las FARC ya que esta guerrilla los vivía extorsionando y robándose el ganado”.

Otro de los datos que dio a conocer Riaño, es que Luis Horacio Escobar Saldarriaga y Álvaro Uribe Vélez conocían el plan de extraditar a los jefes paramilitares, por lo que fueron ellos quienes alertaron a Vicente Castaño Gil para que no se acogiera al proceso de Justicia y Paz y en cambio fingiera su muerte y huyera de Colombia para radicarse en Alemania, lo cual tendría sustento teniendo que cuenta que en noviembre 19 de 2015, el Tribunal Superior de Bogotá reactivó los procesos judiciales y las órdenes de captura en su contra ya que su muerte nunca fue registrada en Medicina Legal ni ante ninguna autoridad oficial.

Según el trabajo de criminalística adelantado por Riaño al “Ñeñe” Hernández lo mataron por apropiarse del registro de información reservada que solo la deberían conocer Álvaro Uribe Vélez y Luis Horacio Escobar Saldarriaga y también por guardar en una memoria micro-USB todos los datos y fechas de los cargamentos, rutas, cantidades de drogas que él mismo Ñeñe ayudaba a enviar a México para el cartel de Sinaloa”, acusó Riaño.

Según afirma el investigador, Daniel Mendoza, Gonzalo Guillen, y Julián Martínez terminaron siendo objetivo militar de Uribe y Escobar porque publicaron todo el escándalo de la Ñeñe política, trabajo para el cual le dieron órdenes claras a la oficina de Envigado y a las Águilas Negras.

Publicar un comentario

0 Comentarios