DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismos de El Observador Siglo XXI

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Computecnology

PUBLICIDAD

Balance y perspectivas a futuro luego de 5 años de investigaciones de la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz, busca concretar la aspiración de este Acuerdo de Paz, para una paz estable y duradera, pero no para una paz con impunidad.


Así lo señaló el magistrado Eduardo Cifuentes, presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), quien entre el 4 y el 6 de noviembre en Barcelona, España, participó de las Jornadas sobre Colombia y los cinco años después de la firma del Acuerdo de Paz, convocadas por Taula Colòmbia, plataforma catalana que promueve los Derechos Humanos y la Paz en Colombia. En este informe les presentamos el presente y el futuro de la labor presentada por el presidente de la JEP.

LO REALIZADO

El magistrado Cifuentes expresó que los casos de la JEP han llevado a una suerte de revolución metodológica porque son macro victimizaciones, frente a delitos sistémicos, por ende, tienen que capturar los patrones de criminalidad y apuntar a máximos responsables y no pueden juzgar caso por caso.

Así mismo detalló que tienen macro casos que examinan esta criminalidad de sistema, tanto temática como territorialmente, en el caso de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Urabá. Otros son también territoriales, pero con un mayor acento temático, como lo son el exterminio de la Unión Patriótica, el reclutamiento y utilización de niños y niñas en el conflicto, los secuestros de las FARC, y los infaustamente conocidos en Colombia como 'falsos positivos', o sea ejecuciones extrajudiciales.

Todos los casos avanzan y están en la fase no adversarial, la cual el togado  calificó como una fase “muy interesante desde el punto de vista de la dogmática penal moderna en cuanto que el juez se convierte en un instrumento central de un diálogo que se sostiene entre los que aportan verdad como comparecientes, como perpetradores o presuntos perpetradores y las víctimas”.

Según Cifuentes, la JEP se está convirtiendo en una suerte de potencia epistémica del conflicto porque todas las fuentes, todo lo que Colombia conoce el conflicto armado interno, tanto sociología, historia, antropología, actuaciones pasadas de la Fiscalía, de los jueces ordinarios, se condensa, se maneja, con técnicas importantes de control de información, y al mismo tiempo se van generando las versiones de aquellas personas que van a escoger, no la vía de una prisión de veinte años, sino también obtener beneficios. “Desde luego, una sanción de 8 años es inferior a una sanción de 20 años, naturalmente, pero esto supone enfrentarse a las propias víctimas, abrir su pasado, y eso no es una tarea fácil”, apuntó el magistrado.

El anterior abordaje no implica estar frente a frente con algo que sea banal para el presidente de la JEP, quien sostuvo haber siempre señalado que cuando se producen esas versiones en las que los sujetos espontáneamente revisan su pasado hay un efecto catártico, “pero hay algo que Foucault llamaría un efecto de Parresia, un hablar franco, un abrirse a la víctima, y eso, creo yo, supone un cierto coraje porque es otro sujeto  que también busca una subjetividad distinta hacia el futuro y esto lo permite un procedimiento dialógico como el que se lleva a cabo en la JEP”.

En muchos de estos casos, muchos sujetos, que han sido imputados en el pasado por la Fiscalía, o que tienen inclusive sobre sí condenas penales, cuando son explorados por jueces de la Jurisdicción y por las víctimas, terminan reconociendo que ellos no solamente fueron los victimarios de un crimen o de dos crímenes, sino que también ellos se llevaron a la otra vida a muchas otras personas.

El togado manifestó que son las virtualidades de unos mecanismos inéditos en la justicia penal colombiana y en la justicia penal internacional y que se han hecho imputaciones en el caso de secuestros de las Farc-EP, caso que ha sido recalificado como toma de rehenes y otras graves privaciones de la libertad, con más de 23 mil secuestros, como un control del territorio, un mecanismo de financiación y un mecanismo de canje que apareja desapariciones, homicidios y torturas, imputaciones que fueron aceptadas por la antigua cúpula de las Farc-EP.

EL FUTURO

“Vamos a hacer un reconocimiento ya en audiencia formal, tal vez en diciembre, y se encamina entonces hacia una sentencia si se mantiene en esos mismos términos” adelantó Cifuentes, quien en relación con falsos positivos reveló que se ha comenzado a examinar batallón por batallón, unidad militar por unidad militar, y se ha encontrado que no se trataban de actos aislados sino de políticas sistemáticas y eso ha llevado también a imputaciones a varios militares.

Además, se van a abrir frentes de investigación en el caso Farc-EP sobre métodos y medios de guerra, sobre control territorial y social, y sobre núcleos urbanos de las Farc-EP.

En relación con fuerza pública, nexos paramilitarismo - fuerza pública, y por esta vía se estudiara si existió desplazamiento forzado, desaparición forzada, torturas y demás.

Finalmente, se va poner en marcha lo que he el presidente de la JEP ha denominado “el complejo restaurativo”, que son las medidas de reparación de las víctimas, a través de trabajos obras de contenido reparador unas de corte sancionatorio y otras de corte no sancionatorio.

Publicar un comentario

0 Comentarios