SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

Recomendaciones de la OMS a los países frente a la prevalencia de la ansiedad y la depresión

A raíz de la publicación de un informe científico publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la entidad multilateral hace recomendaciones a los países.


Estos llamados para incidir en la disminución de prevalencia global de ansiedad y depresión, desarrollando e implementando diferentes estrategias que permitan hacer frente a esta problemática en un próxima pandemia.

ACCIÓN DE LA OMS Y LOS PAÍSES

Desde los primeros días de la pandemia, la OMS y sus socios han trabajado para desarrollar y difundir recursos en múltiples idiomas y formatos para ayudar a diferentes grupos a enfrentar y responder a los impactos de salud mental de COVID-19.

Por ejemplo, la OMS produjo un libro de cuentos para niños de 6 a 11 años, My Hero is You, ahora disponible en 142 idiomas y 61 adaptaciones multimedia, así como un conjunto de herramientas para apoyar a los adultos mayores disponible en 16 idiomas.

Al mismo tiempo, la Organización ha trabajado con asociados, incluidos otros organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales internacionales y las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, para liderar una respuesta interinstitucional de salud mental y psicosocial a la COVID-19.

A lo largo de la pandemia, la OMS también ha trabajado para promover la integración de la salud mental y el apoyo psicosocial en todos los aspectos de la respuesta mundial.

Los Estados miembros de la OMS han reconocido el impacto de la COVID-19 en la salud mental y están tomando medidas. La encuesta de pulso más reciente de la OMS sobre la continuidad de los servicios de salud esenciales indicó que el 90% de los países están trabajando para brindar apoyo psicosocial y de salud mental a los pacientes y socorristas de COVID-19 por igual.

Además, en la Asamblea Mundial de la Salud del año pasado, los países enfatizaron la necesidad de desarrollar y fortalecer los servicios de apoyo psicosocial y de salud mental como parte del fortalecimiento de la preparación, la respuesta y la resiliencia ante el COVID-19 y futuras emergencias de salud pública.

Adoptaron el Plan de acción integral de salud mental actualizado 2013-2030, que incluye un indicador sobre la preparación para la salud mental y el apoyo psicosocial en emergencias de salud pública.

INTENSIFICAR LA INVERSIÓN

Sin embargo, este compromiso con la salud mental debe ir acompañado de un aumento global de la inversión. Desafortunadamente, la situación pone de relieve una escasez global crónica de recursos de salud mental que continúa en la actualidad.

El Atlas de Salud Mental más reciente de la OMS mostró que en 2020, los gobiernos de todo el mundo gastaron en promedio poco más del 2% de sus presupuestos de salud en salud mental y muchos países de bajos ingresos informaron tener menos de 1 trabajador de salud mental por cada 100 000 personas.

Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Uso de Sustancias de la OMS, resume la situación: “Si bien la pandemia ha generado interés y preocupación por la salud mental, también ha revelado una inversión insuficiente histórica en los servicios de salud mental. Los países deben actuar con urgencia para garantizar que el apoyo a la salud mental esté disponible para todos”.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI