SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

SERIE: El impacto de la pandemia por Covid-19 en las tasas mundiales de orfandad (IV)

Cuarta parte del informe especial sobre un reciente estudio que señala que la orfandad asociada a la COVID-19 y la pérdida de cuidadores se han convertido en importantes problemas mundiales.


El estudio se denomina “Estimaciones mínimas mundiales, regionales y nacionales de niños afectados por la orfandad asociada a la COVID-19 y la muerte del cuidador, por edad y circunstancias familiares hasta el 31 de octubre de 2021: un estudio de modelado actualizado” y fue publicado en la sección “salud del niño y del adolescente” de la revista científica The Lancet.

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Los investigadores encontraron un aumento en la orfandad asociada con COVID-19 y la muerte de cuidadores durante el nuevo período de estudio de seis meses, de mayo 1 a octubre 31 de 2021, con el número total de niños afectados casi el doble que el observado en los primeros 14 meses, de marzo 1 de 2020 a abril 30 de 2021.

Para octubre 31 de 2021, se habían producido cinco millones de muertes por Covid-19 y aproximadamente 5,2 millones de niños habían perdido a un padre o cuidador debido a la muerte asociada con la infección. Este hallazgo significa que, a nivel mundial, por cada muerte reportada por Covid-19, al menos un niño experimentó la orfandad o la muerte del cuidador.

Para las regiones con tasas de fertilidad total más altas, como las regiones de África, el Mediterráneo Oriental y el Sudeste Asiático, el número de niños afectados por la orfandad y las muertes de cuidadores excedieron el número de muertes por Covid-19. Para el sudeste asiático, los aumentos también se vincularon con aumentos repentinos devastadores y nuevos datos de exceso de muertes para la India.

Estos datos sugieren que la aceleración rápida de la aceptación de la vacuna es estratégicamente necesaria para proteger a los niños en estas tres regiones, pero estas mismas tres regiones tienen la cobertura de vacunación más baja. Las estimaciones de la cobertura de la vacuna contra la Covid-19 a septiembre  9 de 2021 mostraron que el 4 por ciento de la población en la región de África, el 21 por ciento en la región del Mediterráneo oriental y el 34 por ciento en la región del sudeste asiático habían recibido al menos una dosis; la cobertura fue del 53 por ciento para Europa, 56 por ciento para las Américas y 67 por ciento para las regiones del Pacífico Occidental.

El informe inicial de los investigadores había mostrado una estimación mínima de más de 1,5 millones de niños afectados por la muerte de padres y cuidadores asociada a la Covid-19 según los datos de mortalidad en tiempo real durante los primeros 14 meses de la pandemia. En comparación con esa estimación, el uso de nuevos datos de exceso de mortalidad actualizó esta estimación mínima a más de 2,7 millones de niños, utilizando cálculos retroactivos.

Sin embargo, los datos nacionales de mortalidad asociados con Covid-19 ayudan a formar la base para las estimaciones mínimas, y para regiones como África, tales estimaciones a menudo siguen estando muy por debajo de lo informado. En consecuencia, los investigadores esperan que los informes futuros de estimaciones mínimas también aumenten. a medida que mejore la calidad del exceso de mortalidad y los datos de mortalidad por Covid-19.

Las nuevas estimaciones de mortalidad de la OMS muestran que la región africana tiene tasas de mortalidad infranotificadas por un factor de 10,19. En consecuencia, la estimación mínima global en tiempo real del número de niños afectados por la orfandad asociada a la Covid-19 y la muerte de cuidadores llegó a más de 6,7 millones de niños para enero 15 de 2022, después del ajuste por este subregistro en la calculadora de Covid-19.

A medida que surjan nuevas variantes como ómicron, también será importante para a los científicos  evaluar su efecto sobre las muertes de los cuidadores.

HALLAZGOS RELEVANTES

Los autores del estudio consideran que los hallazgos sugieren una necesidad urgente de respuestas pandémicas para priorizar a los niños afectados por la muerte de padres y cuidadores. Las estrategias nacionales efectivas deben adaptarse a la edad de los niños y las circunstancias de la pérdida.

Dos hallazgos dignos de mención fueron las proporciones elevadas de pérdida paterna en comparación con la pérdida materna, en donde tres de cada cuatro niños afectados por la orfandad perdieron a sus padres, y la orfandad desproporcionada entre los adolescentes jóvenes, lo que representa que dos de cada tres niños cuyos padres fallecieron.

Los mayores riesgos de muerte paterna para los niños parecen estar relacionados con tendencias de fertilidad tardía y mayor riesgo de muerte por Covid-19, y aunque se produjeron mayores riesgos de orfandad paterna y adolescente en todos los países y regiones, la cantidad de niños afectados en todos los subgrupos es preocupante para los científicos

A nivel mundial, los investigadores  estiman que casi 500 000 niños menores de 5 años, más de 735 000 niños de 5 a 9 años y más de 2,1 millones de niños de 10 a 17 años quedaron huérfanos durante la pandemia hasta octubre 31 de 2021.

Cerca de 800 000 niños han experimentado la muerte de sus madres, y se estima que casi 2,6 millones de niños han experimentado la muerte de sus padres. La mayor proporción de orfandad entre los niños de 0 a 4 años y de 5 a 9 años se encuentran en la región de África y la región de las Américas, mientras que la mayor proporción entre los de 10 a 17 años se encuentra en las regiones de Europa y el Mediterráneo Oriental, mientras que para Sudáfrica, al menos uno de cada 200 niños en cada grupo de edad ha experimentado la orfandad asociada con Covid-19.

La evidencia que aborda la muerte de los padres y cuidadores indica que la edad importa. Los niños de todas las edades experimentan duelo y también pueden experimentar atención inadecuada, alteración del estado de ánimo del padre o cuidador sobreviviente, inseguridad alimentaria, vivienda marginal y desintegración familiar, pero los efectos, las necesidades y las vulnerabilidades asociadas varían según la edad.

Los niños más pequeños en duelo necesitan cuidados inmediatos a tiempo completo y apoyo continuo para el desarrollo de la primera infancia, y la calidad de la atención afecta el desarrollo, la salud y la salud mental posteriores.

Los adolescentes se enfrentan a riesgos posteriores a la orfandad, que varían según los contextos, incluida la violencia sexual, la explotación la infección por el VIH, el suicidio, el trabajo infantil, el embarazo adolescente, la separación de la familia, la pobreza del hogar y el abandono de la escuela para cuidar a los hermanos menores.

El hallazgo de que los adolescentes tenían más probabilidades de perder a un padre o cuidador puede informar las prioridades para los planes nacionales, dado que este grupo de edad se beneficia de enfoques de crianza o cuidado centrados en la comunicación, la conexión y la supervisión, y una buena crianza o cuidado aumenta la confianza, la resiliencia y reduce los comportamientos de riesgo.

Intervenciones basadas en evidencia para adolescentes, que combinan la crianza positiva con el fortalecimiento económico , la educación, las habilidades para la vida y los servicios, son efectivos para prevenir la violencia, otras vulnerabilidades sociales, el embarazo adolescente, el matrimonio infantil y la infección por el VIH.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI