SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

Se mantiene laudo arbitral que negó remuneración a prestadores del servicio de aseo

En firme fue dejado el laudo arbitral que condenó a la sociedad Promoambiental Distrito S.A.S. E.S.P. a pagarle a la entidad distrital de aseo más de 1700 millones de pesos.


Esta obligación pecuniaria obedece a que no prosperaron las pretensiones de la demanda arbitral que interpuso esta empresa, con la intención de que se condenara a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) por un supuesto incumplimiento en el contrato para la prestación del servicio público de aseo en Bogotá, celebrado en el 2018, frente a lo que la alta corte declaró infundado el recurso de anulación contra el laudo.

LA MOTIVACIÓN DEL DEMANDANTE

El concesionario había convocado al tribunal de arbitramento, porque consideró que la Uaesp había desatendido sus obligaciones relacionadas con la remuneración por la prestación del servicio de aseo.

A su juicio, frente a las actividades de barrido y limpieza de vías y áreas públicas, el pago debía efectuarse de acuerdo a las actividades efectivamente realizadas, para evitar que alguno de los prestadores recibiera pagos que superaran el techo de la tarifa.

El no aplicar esta fórmula, dijo, no permitía que la Uaesp exigiera que el recaudo percibido por el pago de las tarifas por parte de los usuarios se distribuyera entre los prestadores del servicio, conduciendo a que el concesionario no recibiera la remuneración pactada en el contrato de concesión.

Dado que el tribunal arbitral emitió lo que en el argot del derecho se denomina un ‘fallo en conciencia’ por déficit probatorio, al desestimar la ocurrencia de tal incumplimiento contractual, lo que condujo a condenar a Proambiental a asumir costos del proceso por más de 1.700 millones de pesos, esta empresa interpuso un recurso extraordinario de anulación del laudo arbitral, insistiendo en el incumplimiento contractual.

Des su óptica, el demandante expresó que si los árbitros hubieran tenido en cuenta todas las pruebas aportadas al proceso, entre ellos el reglamento financiero del contrato, hubieran podido concluir fácilmente que la fórmula empleada para la remuneración del servicio derivaba en un incumplimiento contractual.

LA POSTURA DEL ALTO TRIBUNAL

El Consejo de Estado negó las pretensiones al determinar que el juez arbitral sí tuvo en cuenta los elementos que dice extrañar el recurrente, incluido el reglamento financiero, pues, tras analizarlos, concluyó, entre otras cosas, que se aplicaron correctamente los parámetros de remuneración y que la Uaesp no era la responsable del recaudo de dichos pagos, sujetos a la cancelación de las tarifas por parte del mismo usuario.

Para la alta corte, fue el análisis de esas pruebas el que le permitió a los árbitros advertir la imposibilidad de modificar los parámetros de remuneración fijados desde la licitación.

Los magistrados de la Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección “C”, subrayaron que, a juicio del tribunal de arbitramento, “de acuerdo con el Reglamento Comercial y Financiero, vinculante para las partes por ser parte del pliego de condiciones de la licitación y del contrato suscrito, la remuneración del concesionario se calcula a partir de recaudo de cada ASE [área de servicio exclusivo] y no por kilómetro atendido como lo consideraba la sociedad convocante”.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI