SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

Trombosis asociada a covid-19 alcanza incluso a pacientes con tratamiento profiláctico

Hasta un 30 por ciento de los pacientes con covid-19 grave desarrolla trombosis a pesar de recibir profilaxis, siendo el tromboembolismo venoso el evento más frecuente.

La covid-19 ha puesto de relieve la intensa investigación y la búsqueda de nuevos abordajes de los fenómenos trombóticos y se comprobó que la enfermedad causada por la infección no solo era una patología pulmonar, sino que también estaba acompañada por una alteración sistémica donde puede surgir una “tormenta trombótica” perfecta.

ANÁLISIS GENERAL

José Antonio Páramo Fernández, hematólogo de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), expuso las alteraciones de la coagulopatía que se asocian a la covid durante un encuentro divulgador sobre los últimos avances en el campo de las enfermedades hematológicas, organizado por Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), la VI Jornada de Divulgación «HematoAvanza”, en Ávila.

Sobre la covid y la trombosis, el especialista de la CUN ha destacado el gran despliegue de ensayos clínicos que han buscado las mejores opciones terapéuticas en cada fase de la enfermedad y atendiendo al perfil de los pacientes. Los eventos trombóticos “son frecuentes, incluso en presencia de tromboprofilaxis, donde las heparinas de bajo peso molecular protagonizan la estrategia profiláctica de elección en el paciente hospitalizado”, ha explicado.

MÁS EN COVID QUE EN OTRAS INFECCIONES RESPIRATORIAS

Se han descrito episodios trombóticos en hasta un 30 por ciento de los pacientes con covid-19 grave e ingresados en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), siendo el tromboembolismo venoso el más frecuente de todos, representando en hasta un 60 por ciento de los casos. Esta condición “conlleva un peor pronóstico”.

De hecho, según estudios realizados antes de la pandemia que analizan la relación entre trombosis y enfermedad respiratoria, la prevalencia de la trombosis es superior en la covid que en otras enfermedades vírales. Además, “la mortalidad de los pacientes con Covid-19 con complicaciones trombóticas y cardiovasculares puede ascender hasta un 14 por ciento, multiplicándose por tres la tasa de mortalidad global de esta enfermedad pandémica”.

INMUNOTROMBOSIS

El hematólogo ha señalado que “se precisan nuevas estrategias para combatir este mecanismo de inmunotrombosis o tromboinflamación”, fenómeno espoleado en la Covid por la denominada tormenta de citocinas, que a su vez favorece la formación del trombo.

También influye la estrecha interrelación entre el mecanismo de coagulación y la inflamación. “La inmunotrombosis es un mecanismo natural del organismo de defensa contra los gérmenes, pero cuando se exacerba como consecuencia de la infección, genera una marcada activación del mecanismo de coagulación”.

Aquí tienen un papel importante la presencia de redes o trampas extracelulares de neutrófilos (conocidas por su acrónimo en inglés NETs), que son los productos que liberan los leucocitos. “En principio es una red diseñada para atrapar patógenos, pero, de nuevo, al producirse una activación excesiva favorece los mecanismos de coagulación”.

Sobre el mejor tratamiento para evitar la aparición de trombosis, Páramo se ha referido al consenso en torno al uso de la heparina de bajo peso molecular, como tratamiento profiláctico en pacientes hospitalizados, incluso los anticoagulados previamente al ingreso.

“La mayoría de las guías clínicas de las principales sociedades científicas -incluida la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia- recomiendan que la intensidad de dosis debe ser profiláctica: es con la que consigue un mejor beneficio con un menor riesgo hemorrágico en relación con dosis intermedias o terapéuticas de heparina”, ha puntualizado.

Asimismo, ha expuesto que en los pacientes con tratamiento anticoagulante previo a la covid, la heparina de bajo peso molecular ha dado paso durante la pandemia al empleo de fármacos anticoagulantes de acción directa (AAD), cuyo control resulta menos exigente que el del Sintrom y las consabidas visitas periódicas al centro de salud.

En opinión de Páramo, debería consolidarse esta tendencia. “Los AAD deben ser prioritarios en la mayor parte de pacientes que ahora están recibiendo Sintrom”.

Por otro lado, también está ampliamente aceptado por la comunidad científica que en el paciente con síntomas leves de covid o no hospitalizado y al alta, en general, “no debería administrarse profilaxis antitrombótica, reservándose para el enfermo ingresado en UCI o en de forma individualizada en la hospitalización”.

UN NUEVO SÍNDROME

La exposición de José Antonio Páramo ha concluido con una alusión a la necesidad de nuevas estrategias terapéuticas para reducir el proceso trombótico y la inmunotrombosis, así como con la mención de un nuevo síndrome de trombosis descrito en algunos de los vacunados frente a la covid.

Se trata del VITT (trombocitopenia trombótica inducida por vacuna), donde, como indica su nombre, confluye la trombosis y la trombocitopenia. “Se ha descrito asociado a vacunas de la covid con vector adenoviral”.

El cuadro incluye junto a la trombocitopenia (descenso del número de plaquetas entre 5 y 30 días tras la vacunación), una trombosis localizada generalmente en lugares inusuales como los senos venosos cerebrales y la vena esplénica.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI