SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
🗣¡Queremos que construyas una comunidad con nosotros!🏛 📥El próximo mes lanzaremos nuestro nuevo producto y estamos felices de invitarte a hacer parte esta nueva experiencia.📰 🚥Lo mejor de todo es que es completamente gratis, 🎖sólo tienes que dar click a la imagen y llenar una breve encuesta

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Disfruta de Mini Tejo, Billar y juegos de mesa, además de comidas y diversas bebidas.

Bajó el nivel del Río Bogotá pero municipios de la cuenca siguen en alerta

En las últimas horas disminuyó el nivel del cuerpo de agua pero continúa la alerta en Nemocón, Apulo, Tocaima y Girardot. Y mientras que el gobernador cuestiona a Enel, equipos técnicos se encuentran recorriendo toda la cuenca media para determinar donde se deben realizar reforzamiento de los jarillones.

Luego de que desde el martes de la semana pasada, en línea con el Plan de Gestión del Riesgo y Desastres (PGRD), y tras las fuertes precipitaciones y crecientes presentadas en el río Bogotá, Enel Colombia activara la alerta roja aguas debajo de la Cadena de Generación del Río Bogotá, la Gobernación hizo lo propio y hasta hoy se monitorea el comportamiento del afluente.

LAS PRIMERAS ACCIONES

En junio 7 empezó la apertura paulatina y controlada de las compuertas de Alicachín, donde se registraron caudales aproximados de 220 m3/s al inicio de la semana pasada, y fue la maniobra preventiva con la que se inició la contingencia la cual, según la empresa de energía, fue informada oportunamente a la Gobernación de Cundinamarca, el Comité Hidrológico del Río Bogotá, las Alcaldías de la zona de influencia y la Corporación Autónoma Regional (CAR).

De esta manera se buscó controlar los niveles del río y amortiguar las crecientes que se pudieran presentar para aliviar el cauce del río hacia el Salto del Tequendama, y a raíz de ello se reiteró a los habitantes localizados tanto en el corregimiento II Charquito del municipio de Soacha, como en los municipios de San Antonio del Tequendama, Mesitas del Colegio, Anapoima, Tocaima, Apulo y Viotá, la importancia de estar alertas, no hacer uso de las zonas rivereñas, ni permitir que personas o semovientes transiten por dichas áreas.

Pero a raíz de las fuertes lluvias y crecientes en el río Bogotá, Enel Colombia, con autorización de XM, incrementó la capacidad operativa de la Central Hidroeléctrica Charquito con el propósito de disminuir la presión de los altos caudales y controlar los niveles del río, gracias a lo cual la descarga por las compuertas de Alicachín disminuyó en junio 8, pasando de alerta roja a naranja aguas abajo de la infraestructura, es decir, en los municipios de Soacha, San Antonio del Tequendama y Mesitas del Colegio.

Sin embargo, la alerta roja se mantiene vigente en los municipios aguas abajo de la Central Hidroeléctrica La Guaca, que son Anapoima, Tocaima, Apulo y Viotá.

LAS ACCIONES URGENTES

Por su parte, fue hasta junio 10 cuando la Administración Departamental informó el aumento de la alerta en algunos municipios del departamento por desbordamientos del Río y estableció Puesto de Mando Unificado para monitorear la situación en 46 entidades territoriales.

De acuerdo con Nicolás García Bustos, gobernador de Cundinamarca, el viernes se registraba nivel de riesgo de la cuenta alta en Sopó, Gachancipá, Tocancipá y Chía. En algunos de esos municipios hubo desbordamiento sin afectación de personas, pero sí de cultivos y de algunos predios, con lo que se sumó la declaratoria a la alerta roja que ya se había establecido en la cuenca baja del río.

Para el sábado, junio 11, el gobernador García Bustos informó que si bien el nivel del río Bogotá había bajado en 60 centímetros, de acuerdo a los últimos reportes,  aún se mantenía la alerta por inundaciones en municipios ubicados en la cuenca baja, registrándose afectaciones en Apulo y Tocaima.

 “Para hoy tenemos un reporte en la cuenca media, en la provincia de Sabana Centro, una disminución de 60 centímetros de los niveles del río. Sin embargo, hoy la alerta la tenemos en la cuenca baja, particularmente en Apulo y en Tocaima, donde se han generado algunas inundaciones en barrios vecinos y donde tenemos infraestructura como  puentes con afectaciones”, señaló García Bustos.

Entre tanto, la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres de Cundinamarca ha estado monitoreando con drones el río y ha hecho llegar maquinaria amarilla, ayudas humanitarias a municipios afectados y recorridos en lancha.

“Vamos a iniciar recorridos en lancha, supervisados por drones, para revisar el estado de los jarillones en toda la cuenca del río: alta, media y baja; también se hace necesario realizar descargas controladas de los embalses, lo haremos de manera articulada con la CAR y también con Enel”, indicó el sábado el gobernador cundinamarqués.

Igualmente, se mencionó también la necesidad de mantenerse al tanto de la situación de otros recursos hídricos del departamento como los embalses del Sisga, Tominé y principalmente del Neusa, el cual encuentra cerca del 100% de su capacidad.

Al respecto, la Cruz Roja recomienda también a las administraciones municipales reportar estas construcciones que se pudieran encontrar en riesgo de inundación o deslizamiento, para determinar la necesidad de trasladar de reubicar de manera temporal a sus moradores.

A la fecha, se sigue manteniendo la alerta en los municipios de Nemocón, Apulo, Tocaima y Girardot, este último en particular ya que es la parte más baja de la cuenca y donde también se encuentra el río Magdalena.

POLÉMICA POR DECISIONES TOMADAS

Aunque Enel es quien administra las compuertas, el gobernador le hizo un llamado para que trabaje de manera articulada y en equipo con la Administración Departamental, ya que la empresa procedió a abrir las compuertas de la represa de Alicachín sin informar, lo que generó una alerta en la cuenca baja del río, contradiciendo así a la empresa que desde junio 7 había informado de la situación.

“Necesitamos que las horas y los momentos en los que se hagan las descargas sean articuladas, controladas y de conocimiento de todos para generar información oportuna a la comunidad”, indicó García Bustos.

Aun así, el Gobernador indicó que “desde temprano, los equipos técnicos de la gobernación, la CAR y los municipios están haciendo un recorrido por toda la cuenca media para revisar los jarillones y saber dónde debemos hacer intervenciones de reforzamiento”, y reconoció y resaltó “el trabajo de adecuación hidráulica del río que ha venido haciendo la CAR, sin duda nos permite dar hoy un parte de tranquilidad”.

Publicar un comentario

0 Comentarios

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES

GRAN ALIANZA DE CHEQUEADORES
Somos parte de la Gran Alianza de Verificadores (Redcheq) y contribuimos en la lucha contra la desinformación electoral

DONA AHORA

DONA AHORA
Apoya el periodismo de El Observador Siglo XXI